Financiera

Inicia homenaje a Fidel Castro en la Plaza de la Revolución

Inicia homenaje a Fidel Castro en la Plaza de la Revolución

Además, consideraron como parte del buen vínculo entre Cuba y San Luis "la recordada carta que el comandante Castro le enviara al entonces presidente argentino Adolfo Rodríguez Saá, el 24 de diciembre de 2001, en la que felicita al mandatario por su postura respecto de la deuda externa de los países latinoamericanos en general y de Argentina en particular", dice la Agencia.

Cuadrillas de obreros trabajaron frenéticamente el fin de semana para afinar los detalles de los funerales que comenzarán en el Memorial "José Martí" en La Habana, situado en el corazón de la Plaza de La Revolución, el escenario de extensos discursos del ex presidente.

Las cenizas de Castro se enterrarán el domingo en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba, la segunda ciudad más grande del país.

La diezmada disidencia suspendió cualquier acto de repudio contra el dirigente por respeto al duelo nacional, mientras el exilio en Miami sigue festejando con champaña la muerte de Castro.

"Fidel se merece que todos vengamos, es un compromiso patriótico, nosotros lo amamos", dijo Lidia Rodríguez, una estudiante de Ciencias de la Comunicación de 28 años, quien estaba paseando por la plaza.

Daniel Martínez, un cocinero de 33 años, no es opositor pero tampoco irá a la Plaza de la Revolución.

La plaza donde ahora fue testigo de numerosas arengas de Fidel Castro, quien dirigió los destinos de la isla por más de medio siglo.

La cita hemisférica pasó a la historia por ser la cumbre de la reconciliación entre Cuba y Estados Unidos.

Ese día Fidel, como lo llamaron siempre los cubanos, habló de economía, destacó los logros de la Revolución que inició en 1959, y se refirió a Estados Unidos como un "perverso imperio".

El saliente mandatario estadounidense echó a andar un paulatino proceso de normalización de relaciones que podría quedar comprometido con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

"Fidel fue amigo que en el momento difícil estuvo junto a mi familia, junto a mi padre e hizo posible que volviera junto a mi padre, que volviera a Cuba", afirmó González.

El fallecido exmandatario nunca se opuso abiertamente al acercamiento con Estados Unidos que propició su hermano, pero tampoco cedió en su desconfianza frente al "imperio".