Espectáculos

Conmemoran el Centenario del Natalicio de Juan Rulfo

Conmemoran el Centenario del Natalicio de Juan Rulfo

"Cuando tomaba fotografías no pensaba en la literatura: son dos géneros muy diferentes", externó Juan Rulfo durante una entrevista realizada en julio de 1983.

Recordó que la obra del autor originario de Sayula, Jalisco, tiene una permanente novedad no sólo por sus logros estéticos que son extraordinarios y de alguna manera insuperables; sino porque no ha existido nunca un campesino en la vida real que haya hablado realmente como un personaje de Rulfo.

Taibo calificó a Rulfo de "pudoroso y un poco esperpéntico", y narró una anécdota en la que su padre, el historiador y dramaturgo Paco Ignacio Taibo I, presentó al escritor con un periodista español llamado Pedro Páramo, igual que la icónica novela de Rulfo.

Sin embargo, los cargos que desempeñó Rulfo estuvieron en ocasiones muy alejados de la vertiente literaria.

Dempsey sostuvo que Juan Rulfo es una figura cultural en México, "un hombre con una idea más grande de su país y de su pueblo", por lo que sus imágenes logradas no tienen la marca del documento sino la condición del arte.

De Miguel Ángel, acotó el director de la Fundación Juan Rulfo desde 2008, Juan Rulfo también conserva una característica esencial: la manera en que se acercaba a sus contemporáneos, a su tiempo.

Un parámetro sólido revela que el caudal de lecturas de Rulfo es la amplitud de su biblioteca personal, que llega a los casi 15 mil volúmenes de disciplinas tan distintas como la fotografía, la historia o la literatura, entre las más notorias.

La reputación de Rulfo se asienta en dos libros.

Esa fue otra faceta de Rulfo: el cine.

Rulfo buscaba nuevos temas tras la publicación de "Pedro Páramo" en 1955, la aparición de "El gallo de oro" en 1980 lo confirmó, su exigencia característica y la intención de no repetirse hace de esa novela breve una muestra del rumbo que pudo haber tomado la narrativa de Rulfo. Más tarde Rulfo participó también en la elaboración del guión y la fotografía de "El despojo" (1960), película de Antonio Reynoso y Rafael Corkidi.

Además, luego de publicar Pedro Páramo surgieron todo tipo de leyendas para desacreditar a Rulfo, quien, dado su carácter, contribuyó a que su entorno se volviera fantasmal, un sitio en el que anidaban las más descabelladas ficciones, lo que sin duda contribuye a que se su fama siga creciendo incluso entre grupos de no lectores.

Además, escribió el libreto del cortometraje titulado "Paloma herida" (1962), dirigido por Emilio "El Indio" Fernández y rodado enteramente en Guatemala. Falleció en la ciudad de México el 7 de enero de 1986 a causa del cáncer de pulmón que padecía.

Entre sus admiradores se cuentan Mario Benedetti, José María Arguedas, Carlos Fuentes, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Günter Grass, Susan Sontag, Elias Canetti, Enrique Vila-Matas y muchos otros.