Internacional

Cuando un tuit no basta para enfrentar una crisis — Trump y Rusia

Cuando un tuit no basta para enfrentar una crisis — Trump y Rusia

El Departamento de Justicia designó al exdirector del FBI Robert Mueller como asesor especial para supervisar una investigación federal sobre una posible coordinación entre Rusia y la campaña de Trump para influir en la elección presidencial de 2016.

"En mi condición de Fiscal General en funciones, determiné que era de interés público para mí ejercer mi autoridad y nombrar a un Asesor Especial para asumir la responsabilidad de este asunto", dijo el viceministro de Justicia Rosenstein. "Creo que daña a nuestro país terriblemente, porque muestra que estamos divididos, no unidos como país".

En declaraciones a periodistas, Trump agregó que se trata de una mera excusa de los demócratas por haber perdido las elecciones.

Tales reclamos aumentaron cuando anoche el diario The New York Times publicó un reporte según el cual en febrero pasado Trump pidió a Comey que cerrara una investigación sobre su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn.

"Incluso mis enemigos han dicho que no hay colusión".

Las fuentes que describieron a Reuters los contactos dijeron que no habían visto ninguna evidencia de irregularidades o acuerdos entre la campaña de Trump y Rusia en las comunicaciones revisadas hasta el momento.

Sin embargo, las reacciones en el Congreso han sido a favor del nombramiento de Mueller, muy bien considerado por los legisladores.

Los reportes se dieron a conocer luego de una turbulenta semana en la que Trump despidió a James Comey del FBI e informarse sobre la presunta discusión de asuntos sensibles de seguridad nacional con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

"Él sabía que Comey iba a ser destituido antes de escribir su memo", dijo la senadora demócrata Claire McCaskill a los periodistas tras salir del encuentro con Rosenstein, algo que más tarde también confirmó el número dos de su partido en el Senado, Dick Durbin.

El presidente Donald Trump enfrenta una crisis que no puede resolver con un tuit o una bravuconada.

A nivel mundial se está hablando sobre la actualidad diplomática entre Estados Unidos y Rusia, sobre todo desde la llegada de Donald Trump a Casa Blanca.