Espectáculos

Juan Rulfo editó "Pedro Páramo" en 1955

Juan Rulfo editó

Este martes, el día en que Juan Rulfo hubiera cumplido 100 años, su biógrafo, Alberto Vital, y el investigador Rafael Olea Franco, mencionaron la vigencia de su obra, en la que abordó la violencia imperante en los pueblos rurales de su natal Jalisco.

El tamaño de su legado es un asunto complejo, pues mientras muchos la consideran pequeña, otros aseguran que la calidad de ésta da para un análisis que ni mil libros hubieran compensado.

"Pedro Páramo" es una de las novelas más importantes de la literatura latinoamericana, a tal punto que convirtió a Juan Rulfo en un clásico.

Es una "obviedad" señalar la influencia que tuvo en Rulfo el habla popular; sin embargo, hacer planteamientos sobre la influencia indígena que recibió todavía sigue siendo algo "incómodo" y no se ha explorado lo suficiente, por lo que esta traducción "reaviva" esta cuestión, valora el escritor.

A la par que su labor literaria, el autor cultivó su faceta fotográfica, con la que, al igual que con sus textos, reflejó el México rural.

Recordó que la obra del autor originario de Sayula, Jalisco, tiene una permanente novedad no sólo por sus logros estéticos que son extraordinarios y de alguna manera insuperables; sino porque no ha existido nunca un campesino en la vida real que haya hablado realmente como un personaje de Rulfo.

El cineasta cuenta que la familia Rulfo vive el festejo por el centenario del nacimiento como "un crack" en el que la figura del escritor va y viene sin cesar. Para llegar a esa síntesis Rulfo estaba dotado de una autocrítica feroz, que lo llevaba a escribir de manera incansable durante las noches.

Para Schumann, "la Comala de Rulfo es un lugar mítico, dominado por figuras más allá del tiempo y el espacio, a menudo espejismos y fantasmas de muertos que no pueden morir del todo, y por un paisaje quemado, por el que la historia ha pasado sin dejar ni una chispa de esperanza, un mundo en estado de espera, en el que permanentemente llueve, sin que surja nada persistente".

Y agrega: "Rulfo se contentó, a diferencia de los emocionales relatos de autores de novelas sobre la Revolución, con poco medios y, a veces, solo con insinuaciones".

Juan Rulfo falleció en la ciudad de México el 7 de enero de 1986.

Así contó el propio García Márquez su descubrimiento de Juan Rulfo, un hallazgo que le provocó gran conmoción.

Fue uno de los grandes escritores latinoamericanos del siglo XX.

El director de la Fundación Juan Rulfo, Víctor Jiménez, advirtió hoy, en el marco de unas conferencias sobre el jalisciense organizadas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que en este tipo de efemérides se corre el riesgo de que se dirija "más la atención a la persona que a lo que salió de sus manos", con lo que se queda el "hombre público sin obra".

En sus obras se presenta una combinación de realidad y fantasía cuya acción se desarrolla en escenarios mexicanos.