Financiera

La investigación que sacude políticamente a Brasil — Patmos

La investigación que sacude políticamente a Brasil — Patmos

El presidente brasileño, Michel Temer, dijo este jueves que no renunciará en ningún caso a su cargo y aseguró que nunca "compró el silencio de nadie", en respuesta a acusaciones de corrupción que desataron una grave crisis política. Brasil, añadió, no puede tirar "a la basura" los logros de su gobierno, que espera sacar al gigante latinoamericano de la peor recesión de su historia.

El futuro de Michel Temer como presidente no es muy iluminado porque hay tres pedidos de juicio político en la Cámara de Diputados de Brasil.

Al escándalo que se cierne en torno al mandatario se sumó hoy una decisión del Tribunal Supremo, que anunció la apertura de un proceso de investigación sobre las sospechas que pesan en su contra.

"Con el hashtag "#DiretasJá", los brasileños recuperaron el nombre que bautizó el movimiento surgido en 1984 para reclamar el derecho a la elección directa del presidente y el retorno de la democracia después de 21 años de dictadura militar.

El magistrado Edson Fachin, instructor del caso Petrobras en el Supremo, dio luz verde al pedido realizado por la Procuraduría General de la República, por lo que Temer pasa a ser formalmente investigado en el marco de la operación Lava Jato.

Las revelación de la existencia de grabaciones en las que Temer apoya la compra del silencio de Eduardo Cunha, 'verdugo' político de la exmadataria Dilma Rousseff, y de la participación del presidente en una trama para recibir "propina" a cambio de favores políticos prestados a la empresa JBS, provocó un nuevo terremoto político en Brasil. Cunha ahora está en prisión por comprobarse nexos con la constructora Odebrecht, partícipe del esquema de corrupción Lava Jato.

Batista es investigado hace meses por coimas a funcionarios públicos y la grabación hecha a Temer fue hecha para asegurarse una reducción de penas.

Además, JBS financió la campaña electoral de 160 diputados de todos los partidos.

En otro audio que consta en el acuerdo de delación premiada, el senador Neves, presidente del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) y candidato presidencial derrotado en las elecciones de 2014, aparece pidiendo 2 millones de reales (650.000 dólares) de soborno a Joesley. Y las oficinas de Aécio Neves, presidente del Partido Socialdemócrata de Brasil, fueron allanadas en el Congreso por los agentes de la Federal.