Internacional

Trump denuncia la "caza de bruja" más grande de EE.UU

Trump denuncia la

En ese momento, Haldeman afirma: "Sobre la investigación, ya sabes, el robo a los demócratas.".

De esta manera, fue el representante republicano Justin Amash, de Michigan, el primero de su partido en abordar la posibilidad de un juicio político para Trump.

El mandatario evitó cuidadosamente hacer referencia al verdadero cataclismo político que generó en Washington la denuncia de su tentativa de presionar al FBI a que abandone una investigación sobre su exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn.

A nivel mundial se está hablando sobre la actualidad diplomática entre Estados Unidos y Rusia, sobre todo desde la llegada de Donald Trump a Casa Blanca. Nixon se mostró de acuerdo, y pidió llamar al FBI para pedir que no se fuera "más lejos" en todo ese asunto.

La revista Time decidió dedicarle al asunto su próxima portada y eligió una brillante ilustración que retrata a la perfección el caso: en la imagen puede verse a la Casa Blanca convirtiéndose en el Kremlin. Aún no está claro, pero la conversación entre ambos ocurrió en el mismo lugar, el despacho oval y estaban solos.

La nueva portada de la revista TIME está abonando a la polémica sobre la relación del equipo del presidente Donald Trump con el gobierno ruso. (El Observador y agencias). Las únicas pruebas al respecto, valiosas para la investigación, son el memorándum escrito por Comey tras la reunión con Trump.

Miren la forma en la que he sido tratado recientemente, especialmente por la prensa. "Ningún político en la historia, y lo digo con gran seguridad, ha sido tratado peor o más injustamente".

El Departamento de Justicia nombró al exdirector del FBI, Robert Mueller como fiscal especial para supervisar la creciente investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016 y los posibles vínculos con la campaña de Donald Trump.

Mueller, ex fiscal que sirvió como director del FBI de 2001 a 2013, aceptó desempeñar ese rol, dijo Rosenstein. La medida marca una concesión por parte de la administración Trump a las demandas demócratas para que la investigación se realice independientemente del Departamento de Justicia.

La información sobre la conversación entre Trump y Comey se ha sumado a otros escándalos que revolucionaron la Casa Blanca en la última semana, como el despido del director del FBI y la revelación de que el mandatario compartió información confidencial con el ministro de relaciones exteriores ruso, Serguei Lavrov.

El vicesecretario de Justicia Rod Rosenstein dijo en un comunicado: "He decidido que es de interés público que ejerza mi autoridad y designe un investigador especial para asumir la responsabilidad en este caso".