Financiera

Un fiscal supervisará pesquisa del FBI

Un fiscal supervisará pesquisa del FBI

El Departamento de Justicia nombró a Robert S. Mueller III, exdirector del FBI, como consejero especial para supervisar la investigación sobre la supuesta intromisión de Rusia en las elecciones, anunció hoy el Subsecretario de Justicia, Rod J. Rosestein.

La presión sobre Trump por el asunto de Rusia ha aumentado desde que la semana pasada despidió al jefe del FBI James Comey, quien dirigía una investigación federal sobre el asunto. Sin embargo, hasta ahora no averiguaron mucho y el escándalo avanza, sobre todo, por las denuncias y filtraciones de datos secretos en los medios más importantes del país. "Ningún político en la historia, y lo digo con gran seguridad, ha sido tratado peor o más injustamente", dijo ayer Trump, en su discurso en la promoción de nuevos cadetes de la Guardia Costera, de acuerdo a la agencia AFP. Líderes de la oposición demócrata, hasta ahora a la retaguardia de toda esta tormenta política, decidieron asumir un rol más protagónico.

La respuesta del liderazgo republicano del Congreso no tardó en llegar. La investigación era parte de una pesquisa más amplia sobre la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales del año pasado.

"Creo que es bastante claro que tengo más confianza en el Director Comey", añadió el republicano en una conversación con periodistas tras ser preguntado si confiaba más en Trump o en el ex director.

Callado. El presidente Donald Trump optó por guardar silencio sobre la revelación de que buscó detener la investigación sobre la posible colusión entre miembros de su campaña y funcionarios rusos.

El representante republicano Justin Amash, de Michigan, se convirtió en el primer legislador de ese partido en abordar la posibilidad de un juicio político a Donald Trump.

El mandatario evitó hacer referencia al verdadero cataclismo político que generó la denuncia de su tentativa de presionar al FBI a que abandone una investigación sobre su exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn.

La comisión de Asuntos de Inteligencia en el Senado envió ayer a Comey una carta invitándolo a una audiencia pública y a una privada para que testifique sobre lo ocurrido. El martes, Comey había rechazado una invitación para hablar en una sesión a puertas cerradas. "Me veré obligado a darle una reprimenda porque no compartió estos secretos con nosotros".

La víspera, el mandatario de Estados Unidos defendió su derecho de compartir con Rusia información de inteligencia, al argumentar que es necesario para intensificar el combate internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico. "Fue algo muy malo de su parte".

Preguntado al respecto durante una breve conferencia de prensa, Spicer no quiso responder a esa oferta de Putin, y se limitó a indicar que no estaba "al tanto" de que los rusos hubieran grabado o tomado notas de la reunión en la Casa Blanca.