Internacional

Condenado por matar a un hincha que gritó un gol

Condenado por matar a un hincha que gritó un gol

El hecho ocurrió el 19 de mayo de 2016 por la noche en el bar Seddon, ubicado en la esquina de Chile y Defensa, en San Telmo, donde Cicchino fue junto a un grupo de amigos, al salir de la Universidad Católica Argentina (UCA), donde estudiaba ingeniería industrial, a ver el partido por los cuartos de final de la Copa Libertadores en el que Boca eliminó por penales a Nacional de Montevideo.

La familia del joven había pedido la pena de prisión perpetua por el delito de homicidio agravado por alevosía, en tanto que la Fiscalía lo acusó por homicidio simple.

Los jueces Javier Anzoátegui, Luis María Rizzi y Carlos Alberto Rengel Mirat, del Tribunal Oral en lo Criminal 23, encargado de dictar la sentencia, comunicaron que los fundamentos de la misma se conocerán el próximo 29 de mayo.

"Si me convencen que esto no fue por alevosía lo voy a aceptar".

Luego advirtió: "Tuvo un año para acercase a la familia y nunca nos pidió perdón".

Sin embargo, pese a las intervenciones médicas que se le realizaron, murió 13 días después del suceso, el 2 de junio.

Y agregó: "hoy en las palabras finales lo único que hubiese esperado era una reflexión, más allá de pedir perdón". Tras esa reacción, Olivera se molestó, los insultó y cuando terminó el juego apuñaló al hombre en el tórax, a la altura del corazón.

El hombre, que volvió a repetir que no está desilusionado con el fallo, remarcó: "Después de escuchar todos los testimonios de cada una de las partes, después de los alegatos, uno puede reconstruir los hechos y mi hijo no tuvo oportunidad de defenderse".

Los amigos del joven y los mozos intercedieron y retuvieron al agresor, quien luego fue entregado a la policía.

El joven falleció dos semanas después tras estar internado en el Hospital Argerich.