Financiera

Corea del Norte dispara otro misil

Corea del Norte dispara otro misil

El misil probado en febrero era un Pukguksong-2, uno de medio alcance, señalaron funcionarios consultados por el canal de noticias CNN News.

Los insistentes ensayos de armas de destrucción masiva de Pyongyang han endurecido la retórica de Washington tras la arribada al poder en enero de Donald Trump, cuya Compañía ha insinuado la posibilidad de realizar ataques preventivos contra Pyongyang.

Se trató del nuevo misil Pukguksong 2 cuyo lanzamiento fue observado por el líder norcoreano Kim Jong-un, quien lo calificó como "una exitosa arma estratégica", reportó la agencia estatal KCNA y recogió la agencia española EFE.

La organización de las Naciones Unidas (ONU) instó este lunes a Corea del Norte a detener sus ensayos de misiles balísticos después de que Pyongyang realizara el fin de semana su última prueba.

Corea del Norte, el domingo declaró que hizo con "éxito" la prueba de misil balístico de medio alcance. Pyongyang disparó un misil modelo Hwasong-12, capaz de portar una ojiva nuclear pesada, hacia el mar del Japón, donde también se encuentran las bases estadounidenses.

"Corea del Norte ha disparado un proyectil no identificado esta tarde desde las inmediaciones de Pukchang, en la provincia Pyongan del Sur", reza un fragmento del comunicado emitido por los jefes del Estado Mayor Conjunto.

Los quince países tienen previsto reunirse este martes a puerta cerrada para analizar el último ensayo de Corea del Norte, pero por el momento no se espera ninguna acción concreta. Parece haber caído en el Mar de Japón, también conocido como el Mar del Este, pero no dentro de la zona económica exclusiva de éste, señaló el secretario del gabinete Yoshihide Suga en conferencia de prensa.

Las autoridades no han recibido ningún reporte de daños en barcos o aviones, dijo Suga.

La prueba de este domingo coincide con la segunda jornada del primer viaje internacional de Trump. Analistas expertos en Corea aseguran que el lanzamiento no es casual y demuestra que el régimen de Pyongyang quiere acaparar la atención internacional.