Espectáculos

Tres detenidos en relación con el atentado de Mánchester

Tres detenidos en relación con el atentado de Mánchester

Familia. Además de los detenidos en el Reino Unido, entre los que se encuentra un hermano del agresor, en Libia han sido arrestados su padre, Ramadán Abedi, y otro hermano, Hashim, de 20 años.

Del principal sospechoso, Salman Abedi, Rudd confirmó que los servicios de inteligencia se habían interesado por él, pero expresó su total confianza en el trabajo de las fuerzas de seguridad.

El comandante de la policía de Mánchester dijo a la prensa que "la prioridad es establecer si (el atacante) actuó solo o como parte de un grupo", añadió, tras confirmar la detención de un hombre de 23 años y el registro de dos viviendas.

El Reino Unido ha rebajado de "crítico", el más alto, a "grave" el nivel de alerta terrorista en el Reino Unido y los militares se retirarán de las calles "a partir del lunes", anunció este sábado la primera ministra, Theresa May.

El investigador no dio más detalles al respecto.

Caracas acusa a Honduras de pedir "sangre" en Venezuela
Rodríguez declaró que este comunicado "evidencia plan macabro para justificar la intervención de Venezuela " y representa "un escándalo en las relaciones diplomáticas ".

La medida fue tomada tras el ataque junto al centro Manchester Arena, cuando concluía un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, en el que 22 personas, muchas de ellas niños, perdieron la vida y 64 resultaron heridas, según las últimas cifras oficiales. El joven nació en Manchester, de padres libios, y antes del ataque habría estado en Libia y Siria.

Según la BBC, uno de ellos es el hermano del presunto autor material del atentado, Salman Abedi, de 22 años.

Trump afirmó también hoy, por su parte, que pedirá una investigación sobre esas filtraciones de agencias de su gobierno sobre el ataque terrorista, y aseguró que esas indiscreciones son "una grave amenaza" a la seguridad y algo "muy preocupante".

El atentado ocurrió el lunes sobre las 22.35, hora local, al término del concierto de Ariana Grande, fuera del recinto del estadio del Manchester Arena, cuando el público -compuesto en su gran mayoría por adolescentes- estaba abandonando el lugar.