Salud

¿Cómo se originó la Copa Confederaciones?

¿Cómo se originó la Copa Confederaciones?

El campeón del mundo Alemania y los seis ganadores de las confederaciones de la FIFA se unirán a Rusia para disputar un torneo de dos semanas que permitirá al país anfitrión evaluar la preparación de cuatro de sus sedes para el Mundial y su capacidad para controlar a los aficionados extranjeros.

Rusia se quedó con los primeros tres puntos en el Grupo A y revalidó las buenas actuaciones en los amistosos previos ante Hungría (3-0) y Chile (1-1).

Y así, con un triunfo 2-0 de Rusia por sobre Nueva Zelanda, el elenco dueño de casa se perfila como uno de los grandes favoritos del Grupo A y como exclusivo puntero, a la espera del encuentro entre México y Portugal este domingo. Cherchésov, que ha hecho olvidar al italiano Fabio Capello, no tanto por los resultados como por su talante y mano izquierda con los futbolistas, ha apostado por una mezcla de jóvenes y veteranos. El centro de la defensa es completamente nuevo, ya que el legendario dúo Ignashévich-Berezutsky ya colgó las botas en el fútbol de selecciones, por lo que la responsabilidad de frenar a los delanteros rivales recaerá en Vasin y Kudriashov. A la experiencia del portero Ígor Akinféev y Yuri Zhirkov, ex jugador del Chelsea, se le suman algunos nuevos talentos como Aleksandr Golovin, quien ya es pretendido por el Arsenal inglés a sus 21 años.

"Las condiciones serán iguales para las dos selecciones".

A los 30 minutos, cuando Nueva Zelanda empezó a crecer y ser un poco más protagonista, llegó la apertura del marcador a favor de Rusia.

Los neozelandeses se concentran en Rusia desde el pasado 10 de junio. Hudson, que reconoció su admiración por el portugués José Mouninho, aseguró que su equipo no ha venido a hacer la 'Haka', sino a ganar a sus rivales. Además de destacar al capitán de los " Kiwis" y jugador del West Ham, Winston Reid, tenemos que hacernos eco del máximo goleador de la segunda división inglesa, autor de 30 goles esta temporada con el Leeds United.

Aleksey Miranchuk y Fiódor Smólov.