Internacional

Almagro: Abordar la situación de Venezuela en la OEA no es injerencia

Almagro: Abordar la situación de Venezuela en la OEA no es injerencia

La Organización de Estados Americanos (OEA) sostendrá este lunes una reunión de emergencia en la que cancilleres de la región tratarán de alcanzar un consenso sobre cómo ayudar a Venezuela a superar su crisis y retomar el camino a la democracia, dijo el Representante Interino de los Estados Unidos ante esta organización, Kevin Sullivan.

También "mencionará los instrumentos y valores que definen a la OEA" y el "deseo de formar un grupo de contacto de países amigos para encontrar una solución pacífica, democrática e integral", agregó.

La reunión de cancilleres es previa a la inauguración oficial de la 47 Asamblea General de la OEA, la cita anual más importante del organismo, que tendrá lugar entre hoy y el miércoles en Cancún.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro afirmó que se reunió con representantes del PAN y PRD, quienes le manifestaron su preocupación por las elecciones en el estado de Coahuila.

Este encuentro dará continuidad al de consulta de cancilleres del organismo hemisférico, que fue suspendida el pasado 31 de mayo en Washington ante la falta de acuerdo respecto a las dos propuestas de declaración que fueron presentadas.

"Le exigimos a la OEA que hay que resolver la crisis venezolana antes de que sea tarde y le hacemos un llamado afectuoso pero contundente a todos los países del Caribe a que entiendan que la crisis venezolana no aguanta más", dijo hoy el presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, Luis Florido.

Llegar a un acuerdo no será fácil porque en una reunión de cancilleres se necesita el voto de 23 miembros para tomar cualquier decisión, los dos tercios de los 34 países representados (todos los del continente, salvo Cuba).

Almagro y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, fueron los encargados de inaugurar la 47ª Asamblea General de la OEA que se realiza en Cancún del 19 al 21 de junio.

Una declaración así sería más suave que la impulsada por EE.UU., México, Perú, Canadá y Panamá, cuyo texto original pide cancelar la Asamblea Constituyente en Venezuela y es muy crítico con el Gobierno de Nicolás Maduro, posturas que no recoge el documento promovido por el Caricom, aliados tradicionales de Venezuela.