Salud

Cuba considera las medidas de Trump un retroceso en las relaciones

Cuba considera las medidas de Trump un retroceso en las relaciones

Trump declaró el fin del acuerdo "unilateral" impulsado por Obama con Cuba, prohibió hacer negocios con los militares en la isla y prometió apoyar al pueblo cubano en su lucha contra su "brutal" gobierno.

Ahora, "Trump está agregando dientes a la política anterior de Obama", dijo Ramón Saúl Sánchez, líder del moderado Movimiento Democracia.

En una declaración difundida simultáneamente en todos los medios estatales, el Ejecutivo de Raúl Castro respondió a los anuncios realizados ayer en Miami por el presidente estadunidense, Donald Trump, quien endureció las políticas de Estados Unidos hacia la isla.

El anuncio de los cambios en la política de Washington hacia La Habana fue realizado en el pequeño teatro Manuel Artime en la Pequeña Habana de Miami, frente al exilio cubano.

"Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos, preparados y capaces de volver a la mesa para negociar ese acuerdo, que será mucho mejor", aseguró Trump.

"Estas personas no serán retornadas a Estados Unidos, país que carece de base legal, política y moral para reclamarlos", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, a periodistas en Viena. Ahora, bajo el nuevo Memorándum Presidencial de Seguridad Nacional, el Departamento del Tesoro auditará tales justificaciones para viajar.

"Yo tengo un 85 % de turismo estadounidense (en mi restaurante), o sea, para mí esto es devastador", aseguró a Efe Niuris Higueras, dueña de la conocida "paladar" Atelier. Así, los viajes que no tengan una finalidad académica no podrán realizarse de forma individual, tal y como había permitido Obama; tendrán que ser viajes organizados en grupo.

Al respecto, Rodríguez recordó que en "acto de buena voluntad", el Gobierno cubano decidió en los últimos años retornar a EE.UU. a doce estadounidenses fugitivos de la Justicia de ese país.

Reafirma la vigencia del embargo de EEUU contra Cuba y se opone a las presiones de Naciones Unidas y otros foros internacionales por eliminarlo.

Estas medidas restringirán las libertades de los estadounidenses, pedirán ingresos y empleos, costarán millones de dólares de los contribuyentes. Así, se impulsa el comercio con empresas cubanas "libres" al mismo tiempo que se presiona al Gobierno cubano para que amplíe el sector económico privado.