Internacional

Cuba rechaza política de Trump pero sigue abierta a un diálogo respetuoso

Cuba rechaza política de Trump pero sigue abierta a un diálogo respetuoso

En una declaración difundida simultáneamente en todos los medios estatales, el Ejecutivo de Raúl Castro respondió a los anuncios realizados en Miami por el presidente estadounidense quien endureció las políticas hacia la isla.

"En uso de la ley nacional, el derecho internacional y la tradición latinoamericana, Cuba ha concedido asilo político o refugio a luchadores por los derechos civiles de EU Por supuesto que estas personas no serán retornadas" a ese país, que "carece de base legal, política y moral para reclamarlos", espetó Rodríguez. "Esta toma decisiones solo favorecen a intereses mezquinos a una minoría cubana en ese país", enfatizó.

Asimismo, "los dos líderes reafirmaron su fuerte compromiso en la relación bilateral entre Estados Unidos y Perú" y hablaron "de la terrible situación en Venezuela".

El canciller pronosticó que las nuevas restricciones también afectarán al sector privado de la isla, porque en Cuba es "imposible dañar al sector estatal de la economía sin afectar al cooperativismo, a los privados (trabajadores por cuenta propia o cuentapropistas) y a las pequeñas empresas".

El ministerio ruso de Exteriores condenó este domingo el giro de la política del presidente estadounidense Donald Trump con respecto a Cuba y dijo que recuerda los tiempos de la Guerra Fría.

Indicó que las medidas de Trump son injustas, arbitrarias y representan una flagrante violación de los derechos humanos, pero confía en que el bloqueo será levantado.

Por otra parte, la organización Engage Cuba, que busca ampliar las relaciones comerciales con Cuba e influir para ello en el Congreso de Washington, hizo conocer los costos que tendrá para Estados Unidos revertir totalmente la apertura iniciada en 2015, y los estimó en 6.600 millones de dólares en los próximos cuatro años y la pérdida de 12.300 puestos de trabajo, especialmente en los estados del sur de ese país.

Según informó la Casa Blanca en un escueto comunicado, Trump "discutió asuntos bilaterales y regionales", incluida "la nueva política de Estados Unidos sobre Cuba".