Internacional

Cuba rechaza retórica de Trump y giro en el deshielo

Cuba rechaza retórica de Trump y giro en el deshielo

"Retamos a Cuba a venir a la mesa con un nuevo acuerdo que esté en el mejor interés tanto de su pueblo como del nuestro", afirmó Trump en un discurso ante centenares de personas, en su mayoría cubanos del exilio anticastrista en el estado de Florida, en el que expresó sin embargo que no se modificará el nivel de las relaciones diplomáticas abiertas en julio de 2015 por la anterior administración estadounidense.

Son cambios importantes que tendrán impacto en la economía cubana cuando entren en vigor dentro de tres meses, una vez se desarrolle la regulación, y que afectarán también a aerolíneas y otras empresas estadounidenses ligadas al sector de los viajes. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.

Hizo referencia que muchos congresistas republicanos y demócratas, representantes de diversos sectores de la sociedad estadounidense se han manifestado en contra de las medidas anunciadas por Trump.

Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.

Estas medidas "no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas", destacó un texto difundido por el diario oficialista Granma.

En alusión a la advertencia de Trump de que no levantará las sanciones sobre el régimen cubano hasta que todos los prisioneros políticos sean liberados, el gobierno del presidente Raúl Castro rechazó la "manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos".

El gobierno cubano afirmó que Estados Unidos no está en condiciones de dar lecciones, al señalar que en ese país hay numerosos casos de asesinatos y brutalidad policiaca.

"Todo lo que prometió en su campaña lo está cumpliendo, y no lo hace mejor por la oposición", dijo a Efe Isabel Santiago, nacida en Cuba y quien se apostó a las fueras del teatro con nombre de uno de los líderes de la Brigada 2506 de la Bahía de Cochinos, con bandera estadounidense y el consabido gorro rojo de campaña con el mensaje "Hacer EEUU grande de nuevo". Los viajes familiares y las remesas que envían los cubano-estadounidenses tampoco serán afectados.

"Esta medida tiene un alto costo hacia América Latina en términos de la recomposición de la lógica armamentista, también está invitando (Trump) a una recomposición armamentista del mundo", opinó el magíster en Literatura y Estudios Culturales de la Universidad de Pittsburgh, en entrevista con Xinhua. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás. En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.

Sostuvo que los cambios que sean necesarios en Cuba, como los que se están realizando ahora como parte del proceso de actualización del modelo económico y socialista de la isla, los "seguirá decidiendo soberanamente" el pueblo cubano.