Internacional

Donald Trump se comunicó con PPK para hablar sobre Cuba y Venezuela

Donald Trump se comunicó con PPK para hablar sobre Cuba y Venezuela

Trump anunció las nueva medidas en el Teatro Manuel Artime, un lugar que recibe su nombre del líder de la fracasada invasión de Bahía de Cochinos de 1961 con la que exiliados cubanos intentaron derrocar el gobierno revolucionario de Fidel Castro con el apoyo de Estados Unidos. El mandatario republicano ya ha retirado a Estados Unidos de un importante acuerdo internacional sobre el clima y trata de eliminar un programa de ayuda sanitaria de su predecesor.

Castro desaprovechó las "oportunidades que la administración de Obama le dio al régimen cubano de comenzar a dar pasos positivos tanto en materia económica como en el campo de los derechos humanos", señaló.

Reafirma la vigencia del embargo de EEUU contra Cuba y se opone a las presiones de Naciones Unidas y otros foros internacionales por eliminarlo.

"El resultado de las acciones ejecutivas que tomó el gobierno anterior (el de Obama) han sido solamente más represiones -en Cuba-, y el aplastamiento de movimientos democráticos pacíficos, por eso, con efecto inmediato, estoy cancelando completamente el acuerdo parcial con Cuba que firmó el gobierno anterior", declaró Trump ante los aplausos de la comunidad cubano-estadunidense que asistió el evento.

En la isla, los cubanos pudieron escuchar en vivo las palabras de Trump en una inusual transmisión de la cadena de televisión venezolana Telesur.

"Se corre el peligro de que el legado de Barack Obama de restablecer las relaciones de respeto e igualdad con la isla y con la región se vea abandonado", pronosticó Zhang Fan, investigador del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales. Hoy anuncio una nueva política como prometí durante la campaña. Pero ante la presión de empresas estadounidenses, e incluso de algunos republicanos, para que no vuelva a cero en las relaciones con la isla de gobierno comunista, el presidente republicano optó por dejar intactos varios de los pasos dados por su antecesor hacia la normalización bilateral.

El Gobierno, según un funcionario de la Casa Blanca, no tiene la intención de "interrumpir" los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana.

La nueva línea política de EEUU prevé mantener el embargo contra La Habana y prohibir los viajes particulares a la isla.

Tras anunciar la reversión de la apertura diplomática durante un discurso en Miami, el mandatario norteamericano dijo que Cuba había obtenido demasiadas concesiones de Estados Unidos por un acuerdo "equivocado", pero que "ahora esos días han terminado". Continuarán los vínculos diplomáticos y la embajada en La Habana, los vuelos comerciales -aunque será menos sencillo viajar para los estadounidenses-.

"No queremos que los dólares de Estados Unidos apuntalen un monopolio militar que explota y abusa de los ciudadanos de Cuba", dijo Trump, quien prometió que las sanciones no se levantarán hasta que Cuba libere a los prisioneros políticos y realice elecciones libres. En 2016 llegaron a la isla 284 mil 937 visitantes desde Estados Unidos, 74 por ciento más que en 2015.

- El secretario de Estado, Rex Tillerson, deberá publicar pronto una lista de entidades relacionadas con el Ejército cubano, con las que las empresas estadounidenses no podrán realizar transacciones financieras.