Internacional

Trump no cambió tanto el acuerdo EE.UU.-Cuba, según AP

Trump no cambió tanto el acuerdo EE.UU.-Cuba, según AP

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció la tarde de este viernes la cancelación inmediata del acuerdo bilateral establecido por su antecesor, Barack Obama, alegando que el mismo solo enriquecía al régimen de los Castro.

Por supuesto que estas personas no serán retornadas' a ese país, que 'carece de base legal, política y moral para reclamarlos', espetó Rodríguez que mencionó que ciudadanos estadounidenses que cometieron delitos en Cuba fueron sancionados por tribunales cubanos y cumplieron largas penas de privación de libertad en la isla.

El gobierno de Raúl Castro dijo que las medidas de Trump "no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano". Los cubano-estadounidenses pueden seguir enviando dineros a familiares y pueden seguir viajando a la isla sin restricciones.

Afirma que los cambios dispuestos por Trump constituyen un "retroceso" en las relaciones bilaterales y "contradicen el apoyo mayoritario de la opinión pública estadounidense, incluyendo el de la emigración cubana en ese país, al levantamiento total del bloqueo y a las relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos".

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.

El mandatario pronunció, además, un agresivo discurso, que sectores dentro y fuera de Estados Unidos enmarcaron, junto a sus anuncios, en cuestiones de política interna, sobre todo en su intención de complacer a legisladores anticubanos con influencia en instancias clave del Congreso norteamericano. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

"Asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible", recalca el texto de la declaración.