Internacional

EU insta a naciones árabes a solucionar diferendo con Qatar

EU insta a naciones árabes a solucionar diferendo con Qatar

Los países árabes que encabezaron la crisis con Qatar han enviado una lista de demandas, a través Kuwait, al emirato árabe con la intención de negociar la solución del conflicto diplomático iniciado el pasado 5 de junio, según ha informado la cadena saudí Al Arabiya.

Aseguró que no son pedidos razonables o procesables, sino que intentan limitar su soberanía.

Desde hace semanas, fuentes estadounidenses y del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han indicado a medios de comunicación que los países árabes que rompieron lazos diplomáticos y comerciales con Catar por su apoyo a Irán y al terrorismo preparaban una lista de demandas para Doha.

Estados Unidos pidió ayer a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahrein que presenten lo antes posible una 'lista de demandas' que han preparado para normalizar las relaciones con Catar.

También exige que Qatar pague reparaciones a Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto por daños o costos incurridos debido a sus políticas, de acuerdo con Reuters.

Las disposiciones de Irán en el documento dicen que Qatar debe cerrar puestos diplomáticos en Irán, expulsar de Qatar a cualquier miembro de la élite de la Guardia Revolucionaria de Irán, y sólo realizar intercambio comercial con Irán que cumpla con las sanciones estadounidenses.

'En lo relativo a la continua disputa dentro del CCG, entendemos que una lista de demandas se ha preparado y coordinado por parte de los saudíes, emiratíes, egipcios y bahriníes', señaló Tillerson en la nota.

En respuesta a esta última exigencia, el ministro de Defensa turco, Fikri Isik, ha dicho a la televisión local NTV que "la base militar en Qatar es tanto una base turca como una que mantendrá la seguridad de Qatar y el resto de la región". Qatar fue emplazado, además, a 'dejar de interferir en los asuntos internos de países soberanos', detener 'todos los contactos' con opositores políticos en los cuatro países, no conceder ciudadanía qatarí a personas de esas naciones, y pagar reparaciones y compensaciones por pérdidas de vida.

Aunado a esto, los aliados árabes impusieron un bloqueo por tierra, mar y aire a Qatar, lo que provocó compras de pánico de alimentos y otros artículos de primera necesidad de la población, dejando prácticamente vacías las tiendas y comercios. Incluso, en 2002, Arabia Saudita, en protesta por lo que consideró una cobertura hostil, retiró a su embajador en Qatar y lo reincorporó en el puesto sólo seis años después. Kuwait, que actúa como mediador en la crisis, fue el encargado de entregárselas.

Arabia Saudita ha acusado a Irán, su rival regional, de interferencia en el Medio Oriente.

Si Catar accede a cumplir con estas demandas, será auditado una vez al mes durante el primer año y posteriormente una vez por trimestre en el segundo año después de que se comprometa a hacerlo, mientras que en la siguiente década la supervisión se hará anualmente. Pero la crisis de Qatar muestra que es probable que hayan terminado los días en que las tragedias en Medio Oriente se mantenían a una distancia prudencial del próspero Golfo.