Internacional

Maduro reemplaza a su canciller para que vaya a la Constituyente

Maduro reemplaza a su canciller para que vaya a la Constituyente

Estos países, entre ellos EEUU y Brasil, no lograron incluir una referencia a la situación de Venezuela en el proyecto de resolución general sobre derechos humanos que se aprobó hoy en la Asamblea.

La excanciller de la República, Delcy Rodríguez, y ahora candidata a la Asamblea Nacional Constituyente, aseguró que en el seno del Consejo de los Derechos Humanos Estados Unidos buscaba la expulsión de Venezuela y los "únicos expulsados fueron ellos de la Comisión Interamericana de DDHH", sostuvo.

Agregó que sólo reconsideraría el reingreso de Venezuela a la OEA si renuncia el secretario general, Luis Almagro, y si se establece un plan de restructuración para que el organismo, dijo, ya no esté controlado por Estados Unidos.

La OEA cerró su 47 Asamblea General, celebrada desde el lunes en México, sin la buscada resolución sobre la crisis venezolana.

Así, la Asamblea General concluyó hoy sin una resolución en torno a la crisis del país caribeño, lo que Rodríguez -que este miércoles dejó el cargo de canciller para presentarse como candidata a la Asamblea Constituyente- vendió a los medios como una rotunda victoria de su país y un fracaso de la oposición venezolana.

Nicolás Maduro afirmó que en México no hay libertades políticas, por lo que -aseguró- la gente no pudo salir a manifestarse en las calles contra la intervención de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en el país sudamericano, mientras se celebró en Cancún la última reunión del organismo internacional.

"Victoria de la patria, contra el intervencionismo ha triunfado Venezuela", apuntó Maduro.

"La labor que ha hecho Delcy Rodríguez se pierde de vista y lo digo no como presidente, lo digo como canciller (.) Ha defendido como una tigra la paz, la soberanía y la independencia de Venezuela", expresó Maduro, quien fuese ministro de Exteriores del fallecido ex presidente Hugo Chávez entre 2006 y 2013.

Así, necesitan convencer a al menos 4 países para que se sumen al grupo de 20 que el lunes apoyó una resolución en la reunión de cancilleres que pedía reconsiderar la Asamblea Constituyente y que no prosperó porque en ese encuentro eran necesarios 23 votos, dos tercios de los Estados representados en este (todos menos Cuba).