Internacional

Peña Nieto — Me siento espiado

Peña Nieto — Me siento espiado

Y refirió que la sociedad mexicana es susceptible "a sentirse espiada".

Incluso, mencionó que él mismo se ha sentido espiado cuando le llegan muchos mensajes desconocidos.

"Pero procuro, en todo caso, ser cuidadoso en lo que hablo telefónicamente".

"No faltará que alguna vez exhiban una conversación mía; ya ha ocurrido".

Pidió a la Procuraduría General de la República que investigue con celeridad y deslinde responsabilidades.

"Espero que la PGR con celeridad pueda deslindar responsabilidades y espero, al amparo de la ley, pueda aplicarse contra aquellos que han levantado estos falsos señalamientos contra el gobierno".

Sin embargo, un portavoz aclaró más tarde a Reuters que se trataba de un error, pues lo que se busca es sancionar a quien esté "involucrado en actividades de espionaje al margen de la ley". "Que con apego a la legalidad se encuentren los responsables, estén en el ámbito público o en otro", puntualizó.

Además, criticaron que el priista haya realizado una afirmación que consideran en extremo grave, al mencionar que él mismo podría ser objeto de espionaje y afirmaron que, para provenir de un jefe de Estado, una aceptación así de pasiva de las intervenciones ilegales es alarmante.

Tanto la oficina de prensa de Los Pinos como la Secretaría de Gobernación habían negado anteriormente que el gobierno espiara a ciudadanos y periodistas.

En su mensaje, apuntó que se tiene que actuar contra aquellos que han levantados falsos señalamientos contra su Gobierno.

También admitió que en medio de estos señalamientos muchos "se quieren subir a la ola que va en contra del gobierno. Pero nada más falso, y nada más fácil que señalar a un gobierno que se dedica a esta actividad", añadió el mandatario. "Nada más falso que eso", dijo.

En el caso de México, a través de la historia se han documentado numerosos casos de espionaje política como práctica frecuente del gobierno federal, ahora con tecnología de punta cuya existencia fue admitida hoy por Peña Nieto, aunque con la insistencia de que se usa para tareas de seguridad. Según el diario, el gobierno federal habría comprado tecnología sofisticada para intervenir teléfonos personales, sobre todo de comunicadores y de quienes participan en organizaciones civiles. "Porque ninguna de las personas que se sienta agraviada puede afirmar, o mostrar o evidenciar siquiera que su vida se haya visto afectada, lastimada por esas supuestas intervenciones y por ese supuesto espionaje", apuntó. "Este gobierno rechaza categóricamente cualquier tipo de intervención en la vida privadade cualquier ciudadano", dijo. "Eso no cabe en una democracia como la que vivimos".