Financiera

El gobierno de Vidal justificó la represión y culpó a los trabajadores

El gobierno de Vidal justificó la represión y culpó a los trabajadores

Incluso sufrieron los golpes periodistas, camarógrafos y dirigentes de izquierda que se acercaron en solidaridad con los despedidos.

El fiscal Gastón Larramendi, de la UFI de Vicente López, que ordenó el desalojo de la fábrica PEPSICO rompió el silencio y quedó rápidamente en el ojo de la tormenta.

"Evidentemente -agregó- hubo hechos de violencia, hay varios policías heridos de la provincia de Buenos Aires, algunos con huesos rotos, por las cosas que tiraron".

Anoche, alrededor de 15 móviles de Infantería se agruparon en la intersección de las Avenidas Constituyentes y General Paz y pasadas las 3 de la madrugada se dirigieron hacia la fábrica alimenticia en conflicto.

Séptimo encierro de San Fermín deja dos heridos por asta de toro
Se produjeron varias caídas masivas cuando los mozos tropezaron entre sí en un intento de mantenerse apartados de los animales. En total, 15 personas han muerto en las fiestas pamplonicas desde que se iniciaron los registros en 1924.

A su vez, el precandidato a senador por 1País Sergio Massa advirtió que "el Presidente no termina de entender que el rol del Estado es arbitrar en la relación desigual de empresarios y trabajadores; claramente Macri actúa como un empresario".

El cierre fue "preanunciado" por la empresa, que, desde que compró otra planta en Mar del Plata, había trasladado allí la mayor parte de su producción. En torno a la fábrica, el tránsito permanecía cortado, en tanto que los efectivos de seguridad aguardaban una orden judicial para comenzar con el desalojo en caso de que no prosperasen las negociaciones con los delegados.

Durante las primeras horas de la mañana, personal de Gendarmería y de la Policía bonaerense llevaron adelante la orden de desalojo de la planta que fue dispuesta por la Justicia, y para ello reprimieron a trabajadores y organizaciones que se habían concentrado en el ingreso de la planta. Los operarios decidieron ocupar las instalaciones de la empresa el 26 de junio pasado, seis días después de que la firma cerrara de forma imprevista y comunicara la situación pegando un cartel en el portón principal. PepsiCo, por su parte, argumentó que tomó la decisión "debido a los obstáculos inherentes a la ubicación de la planta en un área mayormente residencial, su compleja estructura de costos y extensos requerimientos logísticos".

El mes pasado, la multinacional cerró su planta de Florida y despidió a más de 500 empleados.