Internacional

Horror en Pensilvania: desaparecieron cuatro amigos y sospechan de un asesino serial

Horror en Pensilvania: desaparecieron cuatro amigos y sospechan de un asesino serial

El principal sospechoso es Cosmo Di Nardo, un joven de 20 años con problemas mentales y un arsenal de armas, cuyos padres son los dueños de las 36 héctareas de Pensilvania donde fue encontrado por el momento el cuerpo de uno de los amigos, aunque se cree que los restantes también podrían estar allí.

Un caso policial en Pensilvania ha logrado acaparar la atención de los medios de comunicación en Estados Unidos, especialmente por los enigmas que rodean la desaparición de 4 jóvenes en menos de 48 horas. Su abogado dijo en un comunicado que se solidarizan con las familias de los desaparecidos y cooperan "con la investigación de todas las maneras posibles".

La investigación del condado se ha concentrado en una granja a lo largo de Lower York Road en Solebury - propiedad propiedad de la familia de DiNardo - en su búsqueda de Thomas Meo, Mark Sturgis, Jimi Tar Patrick y Dean Finocchiaro. Luego, en la tarde del jueves, el hijo confesó.

Los investigadore trabajando en la granja de los de Di Nardo.

DiNardo era persona de interés en la desaparición de los cuatro hombres. Es que ayer la Policía encontró el cadáver de uno de ellos junto con otros restos humanos enterrados en una finca rural.

El fiscal de Bucks County, Matthew Weintraub, urgió en conferencia de prensa a la comunidad a que siga ofreciendo pistas, así como destacó que DiNardo no está acusado en el caso, sino que es persona de interés en el mismo. El lunes fue arrestado por un cargo que data de febrero, acusado de poseer ilegalmente una escopeta y municiones después de haber sido involuntariamente confiado a una institución psiquiátrica. Pero con esta nueva detención la fianza fue mucho más alta: 5 millones de dólares.

Antonio y Sandra DiNardo, sus padres, son dueños de la propiedad, además de varios conjuntos de viviendas y una fábrica de cemento en Bensalem, cerca de Filadelfia. Patrick y DiNardo habían asistido a la misma escuela secundaria católica para niños.