Internacional

Arsat negó que este en proceso de privatización

Arsat negó que este en proceso de privatización

"Las sospechas que teníamos sobre la cesión ilegal de la producción y explotación del nuevo Arsat a la compañía amerinaca Hughes se habrían hecho realidad, tras rubricarse la fusión entre el director de ARSAT Rodrigo De Loredo y los representantes de dicha empresa, quienes habrían acordado también que la compañía se quedaría con el espacio orbital que le correspondía al país y los dividendos que se generen", indicó Silvina Frana. La venta es ilegal: va en contra de la ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital aprobada en 2015 que, en su artículo 8, dicta que no se pueden ceder los derechos de este nuevo satélite y que, de hacerse cambios en el esquema que propuso el kirchnerismo, deben ser aprobados por el Congreso, según el artículo 10. El objetivo –adelantó– será brindar conexión satelital y 4G en los rincones más inaccesibles del país, donde resulta más difícil llevar la infraestructura que requiere la fibra óptica (ver también: Se retoma el Arsat 3 y será lanzado en 2020).

"Estados Unidos no entregaría la NASA a una empresa extranjera". No se explica por qué hay que darle el 51 por ciento a la empresa.

Además, el ex canciller, compañero de fórmula deCristina Kirchner, advirtió que "es una violación de la ley" ya que "cualquier alteración en la empresa tiene que ser aprobado por dos tercios del Congreso".

De todas maneras, entre los adeptos a este acuerdo se encuentra a José Antonio Sánchez Elía, referente de comunicaciones de la Fundación Pensar (abiertamente macrista), quien aseguró: "Me resulta injusto que nuestra gente tenga que pagar más por sus telecomunicaciones bajo la excusa de proteger nuestra industria satelital".

"Arsat seguirá siendo propiedad del Estado Nacional".

La empresa, a través de un comunicado, sostiene que "a carta de intención firmada (el 29 de junio pasado) con la empresa Hughes no prevé, bajo ningún motivo ni circunstancia, la privatización de ARSAT ni de ninguno de sus activos".

En ese sentido, el escrito detalla que "la Carta de Intención es una herramienta usual en nuestra práctica, cuya finalidad es establecer una serie de lineamientos en el caso de que las partes celebren un acuerdo". Entendemos que nuestras misiones satelitales no pueden seguir financiándose en un 100% con el impuestos de los argentinos.