Internacional

Mujica y Chomsky se reunieron y grabaron un documental

Mujica y Chomsky se reunieron y grabaron un documental

Noam Chomsky, una de las más importantes figuras del pensamiento crítico mundial, visitó Uruguay para dar una conferencia este lunes, en la Intendencia de Montevideo, y de paso visitó a su amigo, el ex presidente José Mujica, ayer domingo. Luego fue invitado al Quincho de Varela donde formó parte de un documental realizado por una productora mexicana junto con Mujica, motivo por el que viajó a Montevideo.

El filósofo, de 88 años, abrió su exposición de casi dos horas haciendo una fuerte advertencia sobre el avance del capitalismo contemporáneo, de la mano de políticas de extrema derecha, así como de los efectos negativos de la política exterior de Estados Unidos, bajo la administración Trump.

Para el lingüista norteamericano, un icono antisistema, "estamos viviendo en una época muy singular" y aseguró que "la modernización armamentística de EEUU está socavando la estabilidad estratégica de la que dependemos para sobrevivir" y también dijo que "la campaña de Sanders rompió el modelo" un político apenas conocido que "llegó a usar el término amenazador de socialismo".

A su turno, Chomsky, comenzó con su conferencia titulada "Los desafíos para construir democracias solidarias". "Estas políticas excluyen a la población general de participar en el proceso de la creación de políticas".

Chomsky advirtió contra las "dos máquinas de destrucción" que se crearon, "las armas nucleares y la catástrofe medioambiental", robustecidas con las "políticas neoliberales" de las últimas décadas y que solamente pueden ser superadas por "una democracia funcional" a la cual le cuesta consolidarse hoy.

En ese sentido, consideró que la "seguridad de la gente" nunca ha sido una preocupación central de los gobiernos.

Dijo que este país, que es una de las potencias mundiales, no se esfuerza contra el cambio climático: "Mientras el mundo intenta salvarse de la catástrofe climática, la nación más poderosa y rica nos dirige hacia la destrucción".

Sobre la crisis de los refugiados, opinó que la misma "es más bien una crisis moral" y una "responsabilidad de occidente".