Salud

La echaron de una pileta y piden que pague la desinfección

La echaron de una pileta y piden que pague la desinfección

En Francia, la islamofobia llegó a un punto algo insólito: en el sur del país, el dueño de una pileta reclama a una mujer musulmana que se bañó es sus aguas en burkini, el atuendo que por religión visten como traje de baño, que pague la desinfección del lugar. La mujer se alojaba junto con su esposo y sus tres hijos en una residencia privada con piscina y había reservado para una semana. El primer día ella se bañó sin problemas, pero al según día que fue con una amiga a gozar del clima, un vigilante le pidió que saliera cuando ya llevaba una hora en la piscina porque, según su relato, la comunidad de copropietarios había denunciado al dueño. "Me quedé sin lengua porque nadie me había llamado la atención ni expresado nada", aseguró la mujer, en declaraciones acopiadas por la asociación.

El responsable le prohibió bañarse el resto de su estancia y quiso que la familia abonara los gastos de vaciado y desinfección completa de la piscina, más una compensación por el hecho de que esta hubiera quedado inhabilitada durante dos días.

La pareja afectada afirmó que la residencia no cambió el agua, pero ha observado cómo se le ha ponderado una fianza de 490 euros a la espera de que cancelen la desinfección.

Continuarán fuertes lluvias en gran parte del país
Potencial de tormentas puntuales fuertes en el Estado de México e intervalos de chubascos en la Ciudad de México . Viento del este y sureste de 25 a 40 km/h y rachas superiores a 60 km/h con posibles tolvaneras en Tamaulipas .

El CCIF recuerda en su comunicado que la mujer no se bañó con ropa de calle, sino con un traje habilitado para el baño que está confeccionado con un tejido ligero, similar al de los bañadores o al de los monos de buceo.

Una mujer fue obligada a salir de la piscina de un resort en Francia después que las autoridades se percataran que estaba utilizando un burkini. A mitad del año pasado, varias localidades costeras de la Costa Azul prohibieron el uso de esta prenda en sus playas, en medio de la escalada de tensión por los atentados perpetrados por el grupo extremista Estado Islámico.