Tecnología

Cráneo da pista del antepasado común entre simios y humanos

Cráneo da pista del antepasado común entre simios y humanos

El descubrimiento en Kenia de un nuevo primate podría arrojar luz sobre el antepasado común entre los humanos y los simios actuales.

Pero poco se sabe sobre la evolución de los antepasados comunes de los simios vivos y los humanos antes de hace 10 millones de años.

Científicos de Estados Unidos, Francia y Alemania descubrieron en África un cráneo de primate de hace 13 millones de años que permitirá conocer nuevos detalles sobre el pasado común de los humanos y simios. El fósil fue apodado Alesi por sus descubridores, y conocido por su número de museo KNM-NP 59050.

En el 2014, fue descubierto por el cazador de fósiles keniano John Ekusi en el área de Napudet, al oeste del lago Turkana, en el norte de Kenia.

Se trata de un cráneo fosilizado de una cría de mono, de 13 millones de antigüedad, bautizado como 'Alesi' y que se encuentra "notablemente completo", explican los científicos en un comunicado. El fósil pertenece a un ejemplar de apenas un año de vida aproximadamente. "Un volcán cercano enterró el bosque donde vivía este ejemplar, preservando los fósiles e innumerables árboles, y también nos proporcionó los minerales volcánicos críticos con los que pudimos fechar el fósil".

"Hemos podido revelar la cavidad cerebral, los oídos internos y los dientes adultos no erupcionados con su registro diario de líneas de crecimiento", dijo Paul Tafforeau de la Instalación Europea de Radiación de Sincrotrón. "La calidad de nuestras imágenes es tan buena que pudimos establecer gracias a los dientes que el bebé tenía alrededor de 1 año y 4 meses cuando murió". Son precisamente los dientes los que también indican que el espécimen pertenecía a una nueva especie, bautizada Nyanzapithecus alesi.

"Hasta ahora, todas las especies de Nyanzapithecus sólo se conocían a partir de los dientes y era una cuestión abierta si eran o no simios", señala John Fleagle de la Universidad Stony Brook. "Sin embargo, nuestros análisis demuestran que esta apariencia no se encuentra exclusivamente en los gibones, sino que evolucionó varias veces entre monos extintos, monos y sus familiares".

Los primates tiene el órgano del equilibrio en el oído interno.

"Los gibones son bien conocidos por su comportamiento rápido y acrobático en los árboles", dice Fred Spoor del University College London y el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, "pero los oídos internos de Alesi muestran que habría tenido una forma mucho más cautelosa de moverse". Para Isaiah Nengo, principal autor del estudio, no hay duda: "el Nyanzapithecus alesi formó parte de un grupo de primates que existieron en África durante más de 10 millones de años".

El cráneo podría responder una antigua pregunta sobre el origen del linaje que derivó en seres humanos y simios modernos, como los chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones, que indicaría que su ancestro común evolucionó en África y no en Eurasia, señalaron los científicos en la publicación Nature.