Tecnología

Te decimos cómo ver la lluvia de meteoros más importante del año

Te decimos cómo ver la lluvia de meteoros más importante del año

La madrugada de este 12 a 13 de agosto se podrá observar la lluvia de meteoros de las Perseidas.

Las Perseidas se muestran todos los años en agosto, cuando la Tierra se aventura a través del sendero de escombros dejados por el cometa 109P/Swift-Tuttle.

El espectáculo celeste es producido por los pequeños fragmentos de polvo del cometa que chocan con la atmósfera terrestre a 212 mil kilómetros por hora.

El hecho de producirse la lluvia cada año por las mismas fechas se debe a que la Tierra, en su movimiento anual de traslación alrededor del Sol, en cada vuelta encuentra de nuevo a la acumulación de partículas. En ese sentido, el Instituto de Astrofísica de Canarias apunta que "la Luna menguante, iluminada al 70%, aparecerá en la segunda mitad de la noche y dificultará la observación de los meteoros".

"Incluso con la Luna iluminando el cielo, la intensidad de las perseidas está asegurada con una actividad en su máximo que se mantiene alta y aproximadamente constante -entre 70 y 130 meteoros/hora- en los últimos diez años". Las estimaciones de los investigadores señalan que un observador podrá avistar un meteoro cada cinco minutos de media.

El principal inconveniente a la hora de avistar las perseidas será, un año más, la contaminación lumínica.

Otra recomendación importante es el horario para contemplar las lágrimas de San Lorenzo. Cooke recomienda observar el cielo entre las 11:00 p.m. y las 3:00 a.m., hora local. Los expertos también aconsejan utilizar otros puntos que sirvan como guía en el cielo, tales como las constelaciones de Tauro, la Osa Menor o Andrómeda.

Para poder presenciar esta lluvia de estrellas en Santa Fe se deberá ver hacia el norte, dado que la constelación de Perseos no tiene estrellas brillantes importantes como para poder identificarla de manera fácil. Será algo parecido al paso de un coche contra una nube de mosquitos que se estampan contra la luna. No son aconsejables los telescopios, pues su precisión es vana ante fenómenos tan fugaces como las lluvias de estrellas.