Internacional

Norcorea responde desafiante a advertencias de Trump

Norcorea responde desafiante a advertencias de Trump

El viernes tuiteó: "Ahora hay soluciones militares prestas, aseguradas y cargadas por si Corea del Norte actúa imprudentemente", pero el jueves dijo que "siempre tendremos en cuenta las negociaciones", aunque no hayan dado frutos desde hace un cuarto de siglo.

Pekín aboga exclusivamente por la vía diplomática para que Corea del Norte renuncie a su programa de armamento nuclear.

Las maniobras se realizan cada año, pero en esta ocasión ocurrirán mientras Pyongyang dice estar ultimando sus planes de lanzar cuatro misiles Hwasong-12 hacia la isla de Guam, un territorio y centro militar estadounidense en el Pacífico.

La misiva advierte que un ataque militar estadounidense podría desencadenar represalias que pueden poner en peligro a 30.000 efectivos militares y 100.000 ciudadanos estadounidenses que residen en Corea del Sur y hasta llegar a dar muerte a un tercio de los 51 millones de surcoreanos.

Después de haber dado la impresión de mantenerse al margen de la escalada retórica entre Pyongyang y Washington, China decidió ayer finalmente entrar en acción para alejar el riesgo del estallido de un conflicto armado.

Corea del Norte expuso en particular un plan detallado para lanzar cuatro misiles por encima de Japón, hacia Guam.

Poco tiempo después, se informó de que Corea del Norte ha sido capaz de producir una ojiva nuclear viable, lo que llevó a Trump a advertir el martes pasado a Kim con que se enfrentará al "fuego y la furia" de Estados Unidos si mantiene sus provocaciones.

XI JINPING. Máxima autoridad china.

Comunicado. Poco después de la conversación entre ambos líderes, la Casa Blanca divulgó un comunicado en el que afirmó que Xi y Trump coincidieron en que "Corea del Norte debe cesar su comportamiento provocador" y reiteran "su compromiso mutuo para una desnuclearización de la península coreana".

Entre estas medidas, se incluye la reanudación del diálogo con Corea del Norte, el cual, según el funcionario surcoreano, aún es viable, pese a la actual tensión entre Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea (RPDC), nombre oficial de Corea del Norte.

Esta acción fue anunciada tras el reciente conjunto de sanciones que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impuso a Corea del Norte por sus ensayos balísticos, lo que reducirá notablemente el nivel de exportaciones de Pionyang, disminuirá el número de trabajadores norcoreanos en el extranjero e impedirá cualquier tipo de inversión o relación comercial de la comunidad internacional con el régimen de Kim Jong-un.