Salud

Los cayos de Florida permanecerán cerrados al turismo hasta nuevo aviso

Los cayos de Florida permanecerán cerrados al turismo hasta nuevo aviso

El vehículo en el que murió una de las víctimas del huracán Irma en Florida quedó hecho chatarra, a juzgar por fotos tomadas en la escena.

El panorama es espectacular, pero no catastrófico, dijo Roberto Cuneo, un residente en Miami Beach de 41 años que decidió no irse de su casa y dio cuenta de calles inundadas con hasta 30 centímetros de agua y palmeras tumbadas por el viento.

Florida ve confirmados los malos presagios dados por los meteorólogos sobre el poder destructor del huracán Irma, que ya ocasionó al menos seis muertos en este estado Florida, tres en Georgia y uno en Carolina del Sur y mantiene a oscuras más de 6,7 millones de inmuebles. Cerca de 110,000 personas permanecen en refugios habilitados para evacuados en Florida. La gente de las islas más alejadas deberá esperar porque la ruta sufrió daños enormes.

Irma tocó tierra en los Cayos el domingo como un huracán de categoría 4, con vientos sostenidos de más de 215 kilómetros por hora.

El gobernador de Florida, Rick Scott, señaló que las áreas más dañadas se sitúan entre Cayo Hueso y Marathon, ambas en los Cayos, y en donde se observan casi todas las casas móviles volcadas.

Las consecuencias de Irma en Florida lo siguen sintiendo 3.5 millones de clientes de empresas de servicio eléctrico, que representa el 33% de los usuarios del estado que siguen sin luz tres días después del paso del huracán.

Las autoridades dijeron que no sabían cuántas personas habían ignorado las órdenes de evacuación para quedarse en los Cayos.

Los Cayos, en el sur del Estado, donde Irma aterrizó con toda su ferocidad, continuaban sin conexión telefónica, suministro eléctrico y desabastecimiento de alimentos y gasolina.

Un portaaviones se estacionó frente a Key West para ayudar con los esfuerzos de búsqueda y rescate.

En un último golpe a Florida, antes de seguir camino de Georgia, la tormenta provocó inundaciones récord en Jacksonville y alrededores, causando daños aún por calcular.

En Cuba, a solo 150 km del extremo sur de Florida, el balance era más grave: al menos 10 personas murieron, según las autoridades, que informaron sobre "severos" daños de infraestructura e inundaciones.

Aunque Irma hizo colapsar dos grúas de construcción, no parecía haber daños mayores.

Cuba se afana en recobrar normalidad luego del paso del huracán Irma.