Financiera

Cepal proyecta las mejores cifras de crecimiento para la región desde 2013

Cepal proyecta las mejores cifras de crecimiento para la región desde 2013

La economía mexicana crecerá este año un 2.2 por ciento, el doble del promedio de los países de América Latina y el Caribe, el cual llegará a 1.1 por ciento, informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) actualizó sus previsiones y la región tendría en 2018 la mayor tasa de crecimiento desde 2013. En contraste, la economía venezolana se contraerá 8.0% a diciembre y caerá 4.0% el año siguiente.

Por áreas, y tras dos años de contracción económica, las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios -en especial petróleo, minerales y alimentos- crecerían en 2017 a una tasa positiva del 0,7 %, ligeramente por encima del 0,6 % proyectado en julio pasado.

Para el 2018, se espera un crecimiento en esta subregión del 2%.

Tras Panamá, los países de mayor crecimiento del PIB son República Dominicana (4,9 % en 2017 y 5,1 % en 2018), Nicaragua (4,5 % y 4,5 %, respectivamente), Paraguay (4 % y 4 %), Bolivia (4 % y 4 %), Costa Rica (3,9 % y 4 %), Honduras (3,7 % y 3,7 %), Guatemala (3,4 % y 3,5 %), Uruguay (3 % y 3,2 %) y Perú (2,5 % y 3,5 %).

En tanto, para las economías de Centroamérica se espera una tasa de crecimiento de 3.4% para este año y de 3.5% para 2018.

Los daños ocasionados por los huracanes Irma y María han hecho revisar a la baja la estimación de crecimiento del Caribe de habla inglesa u holandesa, que crecerá un promedio del 0,3% para 2017.

Para 2018 sin embargo, se prevé un aumento del dinamismo con una tasa de crecimiento del 1,9 por ciento, influida en algunos casos por la reconstrucción así como un contexto global algo más dinámico en términos de crecimiento y comercio internacional.

De acuerdo con la Cepal, "la capacidad de los países de la región para generar un proceso de crecimiento económico más dinámico y sostenido en el tiempo depende de los espacios para adoptar políticas que apoyen la inversión".

En este contexto, la institución aboga por potenciar la inversión tanto pública como privada y diversificar la estructura productiva para generar "mayor valor agregado e incorporar tecnología y conocimiento".