Internacional

Liberan a familia norteamericana que estuvo 5 años como rehenes del talibán

Liberan a familia norteamericana que estuvo 5 años como rehenes del talibán

Caitlan Coleman, originaria de Pensilvania, y Joshua Boyle, un ciudadano canadiense, fueron secuestrados por los militantes mientras hacían senderismo en Afganistán a finales de 2012.

La familia apareció por última vez en un video de prueba de vida publicado por los talibanes en diciembre de 2016, donde Caitlin Coleman se dirigió directamente al presidente de Estados Unidos Donald Trump, instándole a asegurar su liberación.

En la operación, llevada a cabo por el Ejército paquistaní tras recibir información de Estados Unidos de que habían sido transferidos desde Afganistán a ese país, también fueron liberados los tres hijos que el matrimonio tuvo durante su cautiverio.

La pareja fue tomada como rehén durante un viaje de mochileros en Afganistán en 2012. En noviembre de 2015 habían recibido una carta de su hija, que un experto autentificó, en la que les anunciaba que había tenido dos hijos en cautividad.

"Todos los rehenes han sido recuperados sanos y salvos, y serán repatriados a su país de origen", indicó en un comunicado la oficina de comunicación militar paquistaní (ISPR).

Según el ejército paquistaní, "las agencias de inteligencia estadounidenses seguían el rastro [de los rehenes] y comunicaron que habían pasado a Pakistán el 11 de octubre de 2017 a través de la agencia tribal de Kurram", fronteriza con Afganistán.

El éxito de esta "pone de relieve la importancia de compartir a tiempo la información y el compromiso continuo de Pakistán en combatir esta amenaza gracias a la cooperación de las dos fuerzas contra un enemigo común", apuntaba el ejército paquistaní en su comunicado.

En un discurso en agosto Trump hizo duras críticas a Pakistán, al que acusó de dar refugio a grupos terroristas como el Talibán.

Una fuente oficial estadounidense, que pidió no ser identificada, elogió a las autoridades paquistaníes por su rol en la liberación de la familia y afirmó que ese tipo de cooperación es buen augurio para las relaciones entre EE.UU. y Pakistán.

La relación entre Estados Unidos y Pakistán es particularmente tensa desde 2011, cuando Barack Obama aprobó la operación que condujo a la muerte de Osama Bin Laden en Abotabad, una plaza fuerte del norte del país.