Internacional

Putin afirma que las acusaciones de injerencia rusa en EEUU son 'fantasías'

Putin afirma que las acusaciones de injerencia rusa en EEUU son 'fantasías'

Vladimir Putin reafirmó a Donald Trump que no se entrometió en las elecciones que le llevaron al poder, una acusaciones que el líder ruso calificó de "fantasías” y que se han convertido en una fuente de tensión entre ambas potencias. Y este golpe artificial de los demócratas se interpone en el camino", dijo Trump a los periodistas, poniendo en duda una vez más la conclusión de los propios servicios de inteligencia estadounidenses de que Rusia sí intentó interferir en las elecciones.

"Creo que se siente muy insultado por eso, lo que no es bueno para nuestro país", sostuvo. "Y ello no es bueno para nuestro país", dijo, subrayando que tener buenas relaciones con Moscú permitiría avanzar en temas cruciales como Corea del Norte.

En Danang, durante la cumbre del foro de cooperación Asia Pacífico (APEC), los intercambios entre los dos hombres habían sido objeto de intensas especulaciones.

Donald Trump, en la entrevista con los periodistas a bordo del Air Force One, sobre sus breves momentos con Putin, aprovechó a tocar otro tema que involucra a Rusia y Estados Unidos, sobre las acusaciones de la supuesta intromisión estadounidense de Moscú en las elecciones en que resultó vencedor sobre Hillary Clinton. 'Son fantasías', agregó en una conferencia de prensa.

Entre ellos su exdirector de campaña Paul Manafort, que se encuentra en arresto domiciliario.

La víspera, al iniciarse la cumbre, la Casa Blanca anunció que sería imposible la celebración de un encuentro formal entre Putin y Trump, a causa de la abultada agenda del jefe de la Casa Blanca.

La investigación en curso en Estados Unidos ha envenenado las relaciones con Rusia, una cuestión que sigue en portada de todos los periódicos y complica su presidencia.

"El comportamiento del Presidente estadounidense es extremadamente correcto y bondadoso", consideró Putin, que se mostró sonriente con Trump.

Al mismo tiempo, los presidentes coincidieron en que "el conflicto en Siria no tiene solución militar" y reiteraron que "el arreglo político definitivo al conflicto debe ser hallado en el marco del proceso de Ginebra, de conformidad con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU".

Pero según la declaración conjunta, los dos países "están satisfechos" con los esfuerzos realizados para evitar incidentes entre sus fuerzas respectivas en Siria "lo que ha hecho aumentar de forma considerable las pérdidas del EI en el campo de batalla en estos últimos meses".

Una fuente de la Cancillería rusa, citada por la agencia Interfax, señaló que el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, y el secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, dialogaron formalmente.