Internacional

Valora nombrar un fiscal oficial para investigar a Hillary Clinton

Valora nombrar un fiscal oficial para investigar a Hillary Clinton

De acuerdo con una carta dirigida al Comité Judicial del Congreso, firmada por Stephen Boyd, asistente del Fiscal General, agentes del Departamento de Justicia revisarán los informes de la fundación de la ex candidata demócrata Hillary Clinton.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha criticado de forma vehemente a su propio aparato de Justicia por la investigación que su campaña enfrenta por unos supuestos nexos con Rusia, mientras los demócratas salen impunes de esas presuntas irregularidades.

Boyd señaló que el inspector general del Departamento de Justicia ya estaba investigando algunos de los problemas planteados por Goodlatte y otros republicanos, incluido el manejo que el ex director del FBI James Comey le dio a la investigación sobre los correos electrónicos de Clinton. Ya había dicho bajo juramento no saber de ningún tipo de colusión con los rusos, pero una investigación especial ha revelado contactos hechos por otros asesores electorales.

De acuerdo con los congresistas, esas declaraciones de Sessions son incongruentes con lo hallado por el el fiscal especial que investiga el 'Rusigate' Robert Mueller, que indica que el exconsejero de política exterior de Trump, George Papadopoulos, dijo que Sessions estaba al tanto de sus contactos con rusos. Agrega que ellos informarán directamente al fiscal general y al fiscal general adjunto y comentarán si hace falta abrir una investigación sobre algún caso que no está siendo investigado, asignar más recursos para investigar un asunto que está bajo investigación o si algún asunto requiere la designación de un fiscal especial.

En específico, Sessions solicitó a los fiscales del Departamento de Justicia que determinen si hay causas suficientes para investigar presuntos actos ilegales en la venta de uranio a la agencia de energía nuclear de Rusia, por parte de la empresa minera de Canadá, Uranium One, avalada por Clinton cuando era Secretaria de Estado.

La venta otorgó a Rosatom 20% de las reservas estadounidenses de uranio, y fue decidida después de que Uranium One realizara varias donaciones a la Clinton Foundation, del expresidente Bill Clinton.