Financiera

Venezuela ha sido declarada en 'default' parcial por Standard & Poor's

Venezuela ha sido declarada en 'default' parcial por Standard & Poor's

En un comunicado la firma aseguró que existe un 50 % de posibilidades de que Venezuela "pueda entrar en suspensión de pagos otra vez en los próximos tres meses".

La calificadora hizo el anuncio luego de que Venezuela no ofreció un plan concreto para renegociar la deuda soberana y de la petrolera estatal Pdvsa.

La nota se conoció poco después de que el Gobierno de Nicolás Maduro anunciara que había iniciado "con rotundo éxito" la refinanciación de su deuda externa en una primera reunión con sus acreedores. También sostiene que es menos probable que Venezuela caiga en suspensión de pagos en su deuda en moneda local.

En Nueva York, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que agrupa a tenedores de deuda, evitó este martes un voto inmediato sobre si hubo un cese de pagos por el atraso de los 1.169 millones del bono PDVSA 2017, y continuará el análisis el jueves. Sin embargo, la valoración de las perspectivas de que se cumplan los pagos es negativa.

"Mientras el comité trabaja para obtener información clara sobre el calendario de los pagos efectuados por el agente pagador, ha decidido posponer la votación sobre esta cuestión", informó la ISDA en un comunicado.

Por otra parte, el gobierno de Brasil anunció que apelará al Club de París, en su condición de coordinador informal de naciones deudoras y países y organismos acreedores, en procura de cobrar 262 millones de dólares que Venezuela le debe y debió haberle pagado en septiembre.

Se busca que Venezuela cumpla cabalmente sus obligaciones, pese a los intentos de Estados Unidos para impedirlo, indicó el gobierno venezolano.

Según estimaciones de la Comisión de Finanzas del Parlamento venezolano, el país tiene una deuda total cercana a los 150.000 millones de dólares, lo que genera un pago anual cercano a los 10.000 millones de dólares, "sin incluir lo que se cancela a China y Rusia" por varios convenios.

La deuda que el gobierno venezolano intenta reestructurar está compuesta principalmente por unas 15 series de títulos soberanos de la República o de PDVSA, que entre capital e intereses suman obligaciones por 72.001 millones de dólares con vencimientos entre 2018 y 2038.

La calificadora crediticia Standard & Poors (S&P) declara a Venezuela en default parcial, después de que no lograra abonar los intereses en dos bonos.

"Ayer se inició el refinanciamiento de la deuda externa; de manera coordinada y clara estamos venciendo el cerco que intentaron la administración (del presidente de Estados Unidos, Donald) Trump y la derecha en Venezuela", sostuvo hoy el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.