Financiera

Banco Central pronostica crecimiento económico entre 2,5% y 3,5% para 2018 — IPoM

Banco Central pronostica crecimiento económico entre 2,5% y 3,5% para 2018 — IPoM

El Banco Central (BC) dará a conocer este lunes el último Informe de Política Monetaria (IPoM) del año, instancia en la que debe entregar su estimación final para 2017 y, con ello, cerrar el margen que proyectó de 1,25% a 1,75% en el IPoM de septiembre. Además, anticipa una convergencia de la inflación a la meta de 3% aunque a un ritmo algo más lento que el anticipado en septiembre.

Sin embargo, la proyección de crecimiento del PIB previsto para el cuarto trimestre es inferior a los cálculos del Gobierno que habían estimado un alza del 3,0 por ciento para ese período.

El IPoM fue presentado hoy ante la Comisión de Hacienda del Senado junto con el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) por su presidente Mario Marcel.

El escrito mantiene para el 2018 al igual que en el informe de septiembre, la proyección en el rango del 2,5 al 3,5%.

Este comportamiento de los precios en el mediano plazo -dice el IPoM- se relaciona de manera importante con el gradual cierre de la brecha de actividad (distancia entre el PIB potencial y crecimiento efectivo) que comenzará durante la segunda mitad del 2018.

El precio del cobre -el principal producto de exportación del país sudamericano- que ha tenido una robusta alza en los últimos meses cerraría con un promedio de 2,8 dólares la libra este año y alcanzaría un valor de 2,95 dólares por libra en 2018. La mejoría respecto del 2017 se explica, en parte, por la baja base de comparación del sector minero que aumentará el crecimiento anual en la primera mitad del año.

Una preocupación del Banco Central es respecto al empleo, donde el trabajo asalariado (formal con contrato) ha crecido a menor fuerza, especialmente en el sector privado.

Sobre el escenario externo, el Ipom destaca que a lo largo de este año se han ido afianzando las buenas perspectivas. Añade que las economías desarrolladas y varias emergentes muestran tasas de crecimiento superiores a las de años previos, lo que se suma a condiciones financieras globales más favorables y tasas de interés y premios por plazo que siguen bajos.