Tecnología

El Voyager enciende sus motores de nuevo 37 años después

El Voyager enciende sus motores de nuevo 37 años después

Para solucionar el problema, se decidió poner en marcha un conjunto de propulsores que había estado inactivo durante 37 años. La nave, que se encuentra en una misión que ya lleva 40 años, ingresó en el espacio interestelar en el año 2012 y se encuentra actualmente a una distancia récord para un dispositivo terrestre: a 21.000 millones de kilómetros de nuestro planeta. Es lo que han hecho los ingenieros de la NASA, que esta semana le mandaron a la Voyager 1 una señal para activar sus cuatro propulsores de trayectoria.

Estos motores tenían ya 37 años sin ser activados, de modo que tuvieron que hacerse algunas simulaciones en la Tierra para comprobar la factibilidad del plan y calcular las fracciones de segundo exactas para reorientar la antena del Voyager. La prueba fue tan bien que en enero Voyager 1 pasará a usar los propulsores inactivos hasta hace poco. Hace años que la Voyager 1 depende de sus propulsores primarios para mantener la orientación adecuada y así poder comunicarse con la Tierra, pero dichos propulsores han ido perdiendo eficiencia. Como los propulsores principales de la sonda se fueron desgastando con el tiempo, los ingenieros del JPL comenzaron a buscar alternativas: despertar a los propulsores auxiliares, los TCM (Propulsores para Maniobras de Corrección de Trayectoria), de su letargo.

"El equipo de vuelo de la Voyager estudió datos de varias décadas de antigüedad y examinó el software programado en un desfasado lenguaje ensamblador para cerciorarse de que podíamos probar los propulsores con seguridad", indicó el ingeniero en jefe del JPL, Chris Jones. Lamentablemente, estos propulsores que siempre han usado, ya se encuentran desgastados.

El grupo científico recibió la noticia el 29 de noviembre de que los propulsores funcionaban de manera correcta y tan bien como los impulsores de control de actitud, expuso la NASA en su página de Internet.