Internacional

"Fui removido de la ONU por mis opiniones" — Rafael Ramírez

Rafael Ramírez informó la tarde de este martes 5 de diciembre su renuncia como Embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Por otra parte, el ministro sostuvo una reunión de más de seis horas con Alí Rodríguez Araque, quien se incorporó como presidente honorífico de la junta directiva de Pdvsa, a fin de revisar estos temas, y además activar y fortalecer la producción y la participación de los trabajadores, como parte del proceso de reestructuración y transformación socialista de la estatal petrolera.

En un país en crisis -la inflación podría superar el 2.000% este año, la gente no tiene qué comer y hay ya una generación de venezolanos malnutridos- se profundizan las pugnas porque queda menos para repartir. También su largo desempeño como ministro de Petróleo y Minería (2002-2014) y presidente de Pdvsa (2004-2014). Todo el país reconoce los aportes que nuestro sector hizo en esos años extraordinarios de progreso económico-social.

Reafirmó que dentro del Gobierno es necesaria una "profunda revisión" y que se debe "retomar el sendero exitoso trazado por Chávez, en beneficio del pueblo y de la patria". Dijo que se ha visto obligado a expresar estas opiniones en público, luego de manifetarlas con insistencia "en los círculos políticos correspondientes". "Esperaba que fueran bien recibidas", lamentó.

Añadió que no quisiera imaginar que arreciarán los "ataques" y "vilipendios" por fijar una posición "en defensa de la revolución, como ya han hecho algunas voces ofensivas y arteras". No voy a permitir que me ofendan. "Al agredirme en lo personal afectan la unidad de las fuerzas revolucionarias y el legado del comandante Chávez", señaló. La misma ya ha llevado a la detención de decenas de gerentes, muchos de los cuales ascendieron durante la gestión de Ramírez y que ahora son señalados por corrupción y sabotaje.

La semana pasada fueron detenidos los expresidentes de la estatal Eulogio del Pino y Nelson Martínez.

Un día después fue capturado su primo, el empresario Diego Salazar, con lo cual se intensificaron las denuncias de la oposición de que Ramírez es el principal responsable del desfalco a la empresa.