Internacional

No vamos a reprimir al pueblo — Policía de Honduras

No vamos a reprimir al pueblo — Policía de Honduras

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro anunció que la Misión de Observación Electoral de la OEA en Honduras no ha descartado la posibilidad de solicitar unos nuevos comicios presidenciales si no hay una certeza absoluta en el recuento final.

"El único camino posible para que el pueblo hondureño pueda aceptar y reconocer un ganador en este proceso electoral es que se llegue a un acuerdo entre los principales candidatos", declaró el jefe de la misión de observadores de la OEA, el expresidente boliviano Jorge Quiroga, al presentar un informe preliminar.

Más tarde, una televisora local informó que el Presidente, Juan Orlando Hernández, acudió a las instalaciones de la Policía Nacional para buscar una solución al conflicto, sin que hasta el momento se informaran de algunos resultados, al tiempo que dos policías en San Pedro Sula iniciaron una huelga de hambre en demanda a la solución al conflicto político que vive el país.

"Estoy totalmente seguro de que gané las elecciones", dijo Nasralla en una entrevista con el medio ruso RT y reiteró que el presidente Hernández está detrás del fraude en los comicios junto al Tribunal Supremo Electoral (TSE), al cual desconoce debido a los múltiples irregularidades registradas por organismos internacionales, señala Telesur.

El TSE debe resolver las peticiones e impugnaciones que tengan los partidos.

Quiroga lamenta, además, "la pérdida de vida humana" durante las manifestaciones de la última semana, que dejaron una joven muerta, y espera que se lleve ante la justicia a los responsables del hecho. "La policía es una institución organizada, jerarquizada y seria, y no la podemos politizar ni utilizar por intereses de orden personal", ha afirmado el ministro de Seguridad en relación a un supuesto atraso en el pago de los salarios y ha asegurado que las retribuciones se hicieron en regla.

Hernández manipula su repostulación.

La medida fue decretada para frenar la violencia desatada en las calles por simpatizantes de la Alianza de Oposición contra la Dictadura por un presunto fraude en las elecciones celebradas el 26 de noviembre a su candidato, Salvador Nasralla, quien con anticipación dijo que no aceptará los resultados de las votaciones. "Incluso hubo situaciones donde gente del Partido Nacional acompañaba a los votantes y les indicaba qué hacer", denunció.