Internacional

Caos en EU por nevadas: miles de vuelos cancelados

Caos en EU por nevadas: miles de vuelos cancelados

La oficina de meteorología advirtió sobre el viento y la lluvia en Londres y el sur de Inglaterra, con ráfagas pronosticadas de hasta 110 kilómetros por hora.

En Portugal la tormenta obligó también a decretar la alerta por vientos fuertes, precipitaciones intensas, agitación marítima y caída de nieve, que han llevado a las autoridades lusas a lanzar varios avisos a la población. El aeropuerto, el mayor centro aéreo de Alemania y la base de operaciones del gigante aéreo Lufthansa, tenía programados 1.260 vuelos para este domingo.

Por otra parte, Alemania también se despertó bajo una capa de nieve y temperaturas que rondaban los cero grados. El aeropuerto de Dusseldorf también tuvo que cerrar durante cuatro horas por la tarde. También hay trenes que han sufrido retrasos y han sido redirigidos o cancelados al oeste de Renania del Norte-Westfalia. En Reino Unido, la nevada más fuerte en cuatro años también ha causado problemas en los aeropuertos de Birmingham y de Luton, al norte de Londres. El aeropuerto de Birmingham, la segunda ciudad del país, estuvo cerrado toda la mañana y no volvió a abrir hasta la tarde. En el aeropuerto de Fráncfort más de 300 vuelos fueron cancelados, y otros cientos retrasados, a causa del temporal.Tan sólo ayer debía operar un total de mil 260 vuelos. Varias autopistas y carreteras en las zonas afectadas tuvieron que ser cerradas después que se produjeran choques, según la empresa administradora de la red vial, Highways England.

Publimetro México
Publimetro México

Un ferry de la compañía británica P&O con más de 300 personas a bordo encalló en el puerto de Calais, uno de los más importantes en Europa en términos de pasajeros, sin causar heridos pero interrumpiendo el tráfico en el Canal de la Mancha hasta la noche.

En Córcega, en alerta de inundaciones por lluvias, el mal tiempo provocó el cierre de los aeropuertos de Ajaccio y de Figari.

Dos remolcadores estaban intentando sacarlo del lugar donde se quedó varado en un día de fuertes borrascas en esa zona, con vientos de hasta 120 kilómetros por hora.