Salud

ONU-DH pide esclarecer muerte de 11 personas en Acapulco

ONU-DH pide esclarecer muerte de 11 personas en Acapulco

El organismo, que ha condenado a su vez las agresiones que tuvieron lugar contra varios periodistas cuando éstos trataban de cubrir los hechos, ha instado al Gobierno mexicano a esclarecer por completo lo sucedido el 7 de enero en la comunidad de La Concepción, donde murieron once personas.

"Se recibió incluso información sobre la comisión de actos de tortura y malos tratos, falta de respeto por el derecho a la defensa, fabricación de pruebas en contra de algunas personas detenidas, allanamientos sin orden judicial y condiciones indignas de detención", destacó.

En la madrugada del domingo pasado, enfrentamientos a tiros entre policías comunitarios y pobladores de La Concepción, una comunidad en las afueras del centro turístico de Acapulco, en el estado de Guerrero, dejaron ocho personas muertas. "Posteriormente, durante un operativo policial, tres personas más fallecieron y 30 fueron detenidas".

Estos grupos vigilantes están conformados por miembros de las propias comunidades afectadas y operan con permiso de las autoridades.

Violencia. La oficina en México de la ONU-DH demandó una investigación de los hechos violentos registrados en La Concepción.

Por otra parte, se detalla que en cuanto las lesiones que refiere el periodista Bernandino Hernández no son graves, como lo demuestran los dictámenes médicos, y los hechos están siendo investigados por la autoridad competente.

"A partir de la documentación realizada, la ONU-DH cuenta con fuertes elementos de convicción sobre la existencia de violaciones de derechos humanos cometidas por parte de fuerzas de seguridad durante el operativo", indicó en comunicado.

Señalaron que les preocupa también la inacción de las autoridades para garantizar la protección de los periodistas que además fueron amenazados mientras daban cobertura a los hechos, a pesar de las medidas cautelares ordenadas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por ello exigieron garantías para realizar la labor periodística.

El representante de la ONU-DH, Jan Jarab, consideró "alarmante" constatar que el operativo en el que participaron militares, policías estatales y federales, no haya cumplido con los estándares internacionales sobre el uso de la fuerza, de acuerdo con la información recabada.

Todas las muertes deben ser investigadas, incluidas las que se produjeron durante el operativo policial, ya que de acuerdo a los estándares internacionales de derechos humanos, toda muerte producida por la actuación de funcionarios públicos debe ser investigada para esclarecer completamente sus circunstancias. "Únicamente una investigación, profesional, independiente, efectiva e imparcial podrá esclarecer los hechos y ofrecer justicia a las familias de las víctimas", ha afirmado.

La ONU-DH reiteró su preocupación por lo ocurrido en La Concepción, y pidió a las autoridades a "adoptar medidas necesarias para garantizar condiciones de seguridad adecuadas para todas las personas de la comunidad", así como para las personas detenidas y sus familiares, para abogados y personas de organizaciones defensoras de derechos humanos que defienden este caso.