Tecnología

Francisco, El Papa de las Américas

Francisco, El Papa de las Américas

Pese a los intentos de sectores de la iglesia católica y sus cercanos, la mala imagen del obispo Juan Barros, acusado de cómplice de abusos sexuales en Chile, dejó un mal sabor en la visita del papa Francisco. "Me da la impresión que cuando él dice que no hay ninguna prueba (es respecto a) que él haya sido abusador".

Indígenas expoliados, migración ilegal, escándalos de pederastia en la Iglesia.

"No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia. ¿Está claro?", contestó el Papa a periodistas chilenos que le preguntaron a su llegada a Iquique (norte), última etapa de su viaje de tres días a Chile, por qué no apartaba al obispo Juan Barros.

Para muchos, el comentario del Papa socavó su reconocimiento público días antes del "dolor y vergüenza" por la violación y el abuso sexual de niños por parte de sacerdotes y de una reunión con víctimas. Una periodista de un diario argentino que sigue las giras del Papa hasta concluyó que hubo más clima en Bangladesh, un país de mayoría musulmana visitado por el Sumo Pontífice en diciembre pasado.

"Como si uno hubiese podido sacarse una selfie mientras Karadima me abusaba con Juan Barros parado al lado viéndolo todo", le contestó rápidamente en twitter Cruz.

El caso involucra al sacerdote Fernando Karadima, un hombre con poderosos contactos que era párroco de uno de los barrios más exclusivos de la capital y fue acusado de haber abusado de menores en las décadas de 1980 y 1990.

"No nos privemos de todo lo bueno que tienen para aportar", exhortó Francisco durante la denominada "celebración fraterna por la integración de los pueblos", y antes de partir rumbo a Lima, Perú para continuar su sexta gira latinoamericana. La frase del Papa no solo indignó a las víctimas. Al menos una víctima asegura que conocía los abusos del sacerdote y no hizo nada para denunciarlo.

El obispo de Boston, una arquidiócesis con un largo historial de abuso y encubrimiento de estos, destacó eso sí que el papa reconoce la existencia de este tipo de delitos al interior de la Iglesia y el "devastador impacto que estos crímenes tienen en los sobrevivientes y sus seres queridos".

"Se farreó la oportunidad de hacer cambios concretos, no puede ser que el Papa llegue a Chile, se reúna con los victimarios y trate de mentirosos a las víctimas", dijo a Radio ADN Juan Carlos Claret, vocero de la agrupación.

En la ciudad de la fiesta de la Tirana, una de las celebraciones de mayor religiosidad popular de Chile, a la que cada año asisten miles de bolivianos, Francisco felicitó a los pobladores de Iquique por “cómo saben vivir la fe y la vida en clima de fiesta”, ante una convocatoria menor de la esperada en un campo que puede albergar 200.000 personas.