Internacional

BGH cerró su planta en Tucumán y 48 obreros quedaron sin empleo

BGH cerró su planta en Tucumán y 48 obreros quedaron sin empleo

La primera planta de reciclado de celulares y decodificadores de Latinoamérica dejará de operar en Tucumán, después de una profunda crisis que comenzó en 2015 y que obligó a los directivos de la empresa a suspender al personal durante los primeros meses del año pasado. Pasaron 50 años desde su apertura y la finalización de sus operaciones afectará al menos a 50 familias tucumanas, dice Apertura.

Los nuevos desempleados son en su mayoría personas mayores, que tenían muchos años de trabajo en BGH y ahora enfrentan una casi imposible reinserción laboral. Ya en noviembre del año pasado se preveía el final, cuando la conducción de la compañía había enviado telegramas de despido a una franja del personal y, además, había advertido que, si no mejoraba la situación económica, inexorablemente la planta se encaminaba hacia el cierre.

Rafael Nadal se va del Abierto Mexicano de Tenis por lesión
Hay líquido y hasta que no baje un poco y se hagan las pruebas pertinentes no se podrá diagnosticar lo que es", agregó. Nadal aún no vuelve a la competición tras abandonar el Abierto de Australia en cuartos de final . "Sentí un pinchazo.

Con retiros voluntarios y contratos que no se renovaban a su finalización, BGH pasó de tener 375 trabajadores a sólo 48, a quienes le confirmaron el viernes el cese de la relación laboral con la compañía. "Esto es una muerte anunciada, desgraciadamente", consideró Marcelo Sosa, titular en nuestra provincia de UOM (Unión Obrera Metalúrgica). "Es la única planta que hacía esto en todo el NOA", acotó.

BGH, una empresa de capitales nacionales, se instaló en Tucumán durante la década del 70, pero luego de la crisis de 2001 dejó de fabricar aires acondicionados y hornos microondas para transformarse en una recicladora de celulares y decodificadores, principalmente de televisión satelital. BGH (Boris Garfunkel e Hijos) experimentó un crecimiento con el boom de la telefonía celular, pero ya bajo el gobierno kirchnerista comenzaron los despidos: en 2012 tenía 400 trabajadores; en 2015, 240 empleados; y ahora despidieron a los últimos 49 trabajadores. Tras alcanzar su esplendor en 2011, en los últimos meses el reajuste en las tarifas de los servicios públicos, sumado al incremento de las importaciones puso en jaque a la mediana industria instalada sobre la ruta 9, en el acceso norte de la capital.