Internacional

Deciden la extradición a Chile del dirigente mapuche Jones Huala

Deciden la extradición a Chile del dirigente mapuche Jones Huala

El juicio comenzó pasadas las 10 en la sala montada en el gimnasio municipal 3, en medio de un fuerte intenso operativo de seguridad. La abogada Sonia Ivanoff había recalcado que ese informe era fundamental para probar la persecución política contra Jones Huala. Firman el comunicado José Piñeiro, secretario Adjunto y Yolanda Dips, Secretaria General.

El líder mapuche será trasladado hasta Bariloche para afrontar el miércoles a partir de las 8 el juicio por el pedido de extradición a cargo del juez federal subrogante de Bariloche Gustavo Villanueva. "Soy un prisionero político, tanto para Argentina como para Chile", sostuvo el dirigente de la comunidad mapuche.

"Fui combatiente en algún momento de la Resistencia Ancestral Mapuche y estuve involucrado en alguna situación de sabotaje pero no en la que se me endilga en este caso", dijo el acusado. "Basta de criminalizar, perseguir y reprimir a nuestros pueblos originarios y a las organizaciones sociales y políticas que defendemos los derechos del pueblo trabajador". "Y cuando vienen, nos asesinan como pasó con Santiago Maldonado y Rafael Nahuel", argumentó.

El defensor regional y quien lo representa, Luis Soto Pozo, manifestó que esperan lo que decida la justicia argentina, y de ocurrir la extradición, concurrir al juicio oral pendiente en su contra.

El líder mapuche Facundo Jones Huala aseguró que su juicio de extradición, que se desarrolla en Bariloche, es "más bien un juicio político", y fuentes judiciales adelantaron que el próximo lunes se dará lectura a la sentencia que determinará si es enviado a Chile. "Porque a Jones Huala lo acusamos por delitos distintos, en este caso por el delito de incendio, delito por el cual fueron absueltos los demás comuneros mapuches, pero también por el delito de infracción a la ley de control de armas, portación de municiones y el delito de haber ingresado al país de manera ilegal".

Insistiendo con su visión de que se trató "de un juicio político", Jones Huala pidió la apertura de una mesa de diálogo "para hablar de política", y agregó que "la comunidad mapuche en general está abierta al diálogo político aunque hasta ahora nadie bajó a hablar con nosotros, ni (Patricia) Bullrich ni (Mauricio) Macri, tampoco (Michelle) Bachelet ni (Sebastián) Piñera". Como el acusado no se presentó ante los jueces chilenos, en octubre de 2014 se libró una orden de captura que terminó con el arresto y encarcelamiento desde el 27 de junio pasado en Esquel.