Salud

Queda tetrapléjico tras comerse una babosa por una apuesta

Queda tetrapléjico tras comerse una babosa por una apuesta

El muchacho, como todo el mundo, jugó una apuesta con sus amigos y el que perdía se tenía que comer una babosa. "¿A que no te la comés?", le dijeron y esa tontería le arruinó la vida para siempre.

Al poco tiempo de ingerir el molusco, Sam comenzó a sentirse mal y fue trasladado al hospital Royal North Shore, donde le diagnosticaron que se había infectado con un parásito conocido como Angiostrongylus cantonensis. Tal como explica Fox News la mayoría de los que padecen esta infección no tiene síntomas y mucho menos una afección cerebral, pero a Sam le causó una meningoencefalitis eosinofílica y quedó en coma durante más de un año.

Despertó luego de 420 días con otra vida: había quedado tetrapléjico. Tuvieron que pasar tres años para que pueda salir del hospital y lo hizo en una silla de ruedas, en la cual deberá permanecer hasta el final de sus días.

Sus amigos han recaudado dinero para que Sam pueda tener la atención que precisa 24 horas al día, siete días a la semana. El joven tiene convulsiones y necesita ser alimentado a través de una sonda.

"Está devastado, cambió su vida para siempre, y también mi vida para siempre". Paralelamente, recibe un subsidio del Gobierno australiano de 135.000 dólares anuales, que no alcanza para cubrir sus gastos básicos. "Es enorme. El impacto es enorme", dijo Katie Ballard, madre de Sam.