Tecnología

La NASA planea destruir asteroides con armas nucleares

La NASA planea destruir asteroides con armas nucleares

El proyecto de la nave espacial se conoce como HAMMER (Hypervelocity Asteroid Mitigation Mission for Emergency Response) en donde colaborarán la Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA), la NASA y dos laboratorios de armas del Departamento de Energía.

En caso de que el asteroide sea de grandes proporciones, el plan es que la nave introduzca en su interior la suficiente carga nuclear para que este colisione, con la capacidad de hacer añicos a uno que pese hasta 8.8 toneladas.

Lo que parecería una imagen de una película de Hollywood podría volverse realidad en un futuro gracias a un asteroide que amenaza con impactarse en la Tierra. Las pequeñas rocas podrían ser aplastadas con el "impactador" de 8,8 toneladas de HAMMER; pero para los grandes, HAMMER usaría una bomba nuclear.

¡Ramos se 'fuga' por cinco minutos!
Un hecho curioso sucedió durante la victoria del Real Madrid ante el Eibar por 1-2, donde no jugó Fabian Orellana por lesión. En conferencia de prensa y en medio de múltiples risas, Zinedine Zidane explicó la situación: " Se ha cagado un poco ".

Descrito por la revista Acta Astronautica, el diseño de HAMMER se solicitó originalmente en un informe del Consejo Nacional de Investigación de 2010, advirtiendo sobre la amenaza de un impacto de asteroide no detectado a la Tierra.

Esta iniciativa HAMMER surgió después de la cantidad de asteroides que han rozado muy cerca a la Tierra, algunos ocasionando daños leves, pero el plan es estar preparados para objetos de dimensiones enormes, ya que existe la posibilidad de que un asteroide se impacte el 21 de septiembre de 2135, que provocaría una explosión 23 veces más potente que una bomba de hidrógeno. Propone que varias naves espaciales HAMMER se arrojen al frente del asteroide, ralentizándolo y desviando su camino a la Tierra. El equipo presentará su idea en mayo en el Taller sobre la Interrupción Catastrófica en el Sistema Solar en Japón.

En 2016 la agencia espacial envió una nave a Bennu, en una misión conocida como OSIRIS-REx que costó 800 millones de dólares y que arribará el asteroide en agosto de este 2018.