Internacional

EEUU cree que su firmeza presionó a Corea del Norte a negociar

EEUU cree que su firmeza presionó a Corea del Norte a negociar

Las negociaciones con el régimen de Corea del Norte son "muy laboriosas y, francamente, dolorosas", dijo Christopher Hill, quien se desempeñó como embajador de Estados Unidos en Corea del Sur y subsecretario de Estado durante la presidencia de George W. Bush.

Este fue el mensaje transmitido por altos funcionarios surcoreanos que se reunieron el jueves pasado con Trump en Washington y llevaron la propuesta norcoreana de una reunión cumbre. "Mientras estas negociaciones se producen, no se harán concesiones", y precisó que Corea del Norte deberá ofreces "pruebas verificables, completas e irreversibles" de que los ensayos de misiles han finalizado y Estados Unidos "mantendrá sus estrictas sanciones económicas" a Pyongyang, informó la agencia de noticias EFE.

La administración Trump se jacta de haber obtenido compromisos inéditos de Pyongyang: la promesa de discutir la desnuclearización de la península norcoreana y la suspensión de todo ensayo nuclear o balístico durante el proceso de diálogo.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, recalcó el viernes que "ni lugar ni fecha habían sido fijados", y hoy el portavoz adjunto presidencial, Raj Shah, descartó a Pyongyang como posible escenario.

Desde el ala militar, el secretario de Defensa estadounidense, el general James Mattis, apeló a la sensibilidad del asunto para evitar pronunciarse al respecto y dejar la cuestión al ámbito "diplomático".

Presiones abrieron camino de cumbre Trump-Kim
Chung indicó que Trump dijo que "se reuniría con Kim Jong Un para mayo para lograr una desnuclearización permanente" en la península de Corea.

En estos meses, Trump llamó a Kim "maníaco", mientras que el líder norcoreano acusó al mandatario estadounidense de estar "mentalmente desequilibrado".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el sábado que los planes de sostener conversaciones con Corea del Norte podrían fracasar o resultar en el "mejor acuerdo para el mundo", ya que permitiría desactivar las tensiones con la nación asiática.

"Quiero que el presidente tenga éxito, porque si lo logra, EEUU tiene éxito".

Por su parte, la oposición demócrata destacó la buena voluntad exhibida ante este intento del gobierno de Trump de optar por una solución pacífica, a la vez que expresó escepticismo. Kim entregó, a través de su hermana, una misiva al presidente de Corea del Sur para un encuentro bilateral y se acercó finalmente a EEUU.

La decisión del encuentro con Kim ocurrió después de una reunión con una delegación surcoreana y tomó por sorpresa a algunos de sus colaboradores más estrechos.