Internacional

Drogaba a menores en guardería para salir a hacer ejercicio

Drogaba a menores en guardería para salir a hacer ejercicio

Eso era lo que January Neatherlin, de 32 años, les decía, y era una mentira. Una figura trabajada con mucho esfuerzo. Y eso le valió una condena de 21 años de prisión.

January Neatherlin tenía un jardín maternal llamado "Little Giggles" en Bend Oregon, Estados Unidos.

Fue un ex novio de Neatherlin quien confesó el macabro plan de la mujer a la policía, que descubrió que ya tenía antecedentes criminales por robos y por asumir identidades falsas.

Con el fin de que los menores no despertaran y se hicieran daños al estar solos en casa, la mujer les administraba melatonina, la hormona que facilita el sueño que si bien no ha mostrado tener efectos adversos en bebés, puede tener reacciones con otras condiciones y tratamientos, así como perturbar el ciclo natural de sueño de los niñitos.

En esas horas iba al gimnasio o la cama solar.

Bolívar vs Colo Colo EN VIVO ONLINE por la Copa Libertadores
El conjunto andino se maneja con un punto tras vivir un empate 1-1 en la primera fecha con Delfín de Ecuador. Ayer tuvimos un problema con Pinares y lo más probable es que no pueda viajar.

Pero las sospechas alrededor de esta cuidadora llegaron a oídos de los policías, que comenzaron a vigilar sus movimientos cotidianos, hasta que finalmente pudieron desvelar el modus operandi: primero dormía a los niños de la guardería, luego llevaba a sus hijos a un centro educativo y, por último, concurría a las clases de CrossFit. Al término, regresaba a Little Giggles Daycare. La insólita respuesta de la mujer fue que se cayó mientras ella intentaba atender su teléfono celular y que no había percibido que se había lastimado. Incluso, también reconoció que les dio a algunos leche muy recalentada, lo que les produjo quemaduras internas a los pequeños. En primer lugar, el centro era ilegal y ella no era enfermera como les había dicho a los padres.

Esta modalidad se repitió durante cinco años.

Durante la lectura de sentencia, el juez Wells Ashby, lamentó el actuar de la mujer y aseguró que "hay algo roto y perdido dentro suyo".

Si bien la fiscalía había pedido 35 años de cárcel, la justicia la sentenció a 21.