Internacional

Se arrancó lo ojos en un delirio religioso por consumir metafentamina

Se arrancó lo ojos en un delirio religioso por consumir metafentamina

La vida es más bella ahora, la vida es más hermosa de lo que era con las drogas. "Ese mundo es terrible para vivir". Cuando un pastor apareció ella simplemente dijo: Rece por mí, quiero ver la luz.

El pasado 6 de febrero, la mujer fue hallada en una iglesia de Carolina del Sur, EE.UU. mientras se quitaba los globos oculares con sus manos luego de consumir metanfetamina.

Un mes después del impactante incidente, una Muthart ahora libre de drogas tiene que aprender a adaptarse a la vida sin su vista.

Después de una estadía prolongada en el hospital y en un centro psiquiátrico, Muthart regresó a la casa de su madre el 1 de marzo y comenzó un nuevo capítulo de su vida. Poco después, un compañero de trabajo le ofreció probar las metanfetaminas, a lo cual accedió. En concreto, distorsionó su percepción de la realidad y su relación con Dios. La joven contó a una revista el motivo que la llevó a realizarlo: "Pensé que todos los que habían muerto estaban atrapados en sus tumbas, que Dios estaba solo en el cielo, y que yo tenía que sacrificar algo importante para poder liberar a todos en el mundo en favor de Dios".

Los doctores entienden que Kaylee tomó metanfetamina mezclada con otro químico el día que se arrancó los ojos, lo que le causó alucinaciones de que le hicieron ver el mundo "patas arriba".

Copa Libertadores: Atlético Tucumán debuta ante Libertad
Este martes 13 de marzo no te pierdas el partido Atlético Tucumán vs Libertad que corresponde a la Copa Libertadores . El equipo dirigido por Ricardo Zielinski llega algo golpeado por sus dos derrotas consecutivas en la Superliga .

El acto de quitarse los ojos, según dice, la hizo pensar que de alguna forma la pondría más cerca de Dios, sintió que "debía sacrificarme para que nadie más en el mundo se lastimara". "Me dio miedo, no entendía lo que Dios quería de mí, pero parecía ser correcto que yo lo hiciera", recordó. "Y estaba contenta de hacerlo porque siempre tuve un gran corazón y nunca nadie me devolvió todo ese amor", agregó en su relato Kaylee Muthart.

Así que usó sus manos y se sacó los ojos, tiró de ellos y los aplastó. "Cuando hago algo, lo hago a fondo o lo abandono, obviamemte", indicó durante la entrevista mientras reía.

Sus proyectos a futuro incluyen volver a rehabilitación para mantenerse fuera de las sustancias adictivas.

Cuando la mujer estuvo consciente de lo que realizó, aun así encontraba tranquila por lo que hizo anunciando que "prefiero estar ciega y ser yo misma que ser adicta, y realmente lo digo con todo mi corazón".