Internacional

"La arrogancia no lleva a nada" — Xi Jinping

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el domingo estar convencido de que se logrará un acuerdo para poner fin a la creciente disputa comercial con China, tras anuncios recíprocos de aranceles de represalia que agitaron los mercados. "Cuando un coche es enviado a China desde Estados Unidos, ahí el arancel a pagar es del 25%", dijo Trump en Twitter el lunes. Al ser una disputa sobre tecnología y propiedad intelectual, añaden, podría impactar a artículos que incluyen ordenadores y teléfonos móviles. "¡Gran futuro para ambos países!".

"China va a entrar en una nueva fase de apertura, porque se está abriendo, no cerrando, y solo se va a abrir más y más", asegura el presidente chino, Xi Jinping, en relación con el comercio de su país. China eliminará sus barreras al comercio porque es lo correcto.

China intensificó el lunes su respuesta a los ataques del gobierno de Donald Trump que amenazó con imponer contra Beijing aranceles de miles de millones de dólares, culpando a Washington de las fricciones y repitiendo que es imposible negociar en "las circunstancias actuales".

El asesor económico de Trump, Larry Kudlow, aseguró que los aranceles a productos chinos no constituían una "carta de negociación".

Ninguno de los dos lados retrocedió, y el mercado bursátil cayó el jueves y el viernes después de que Trump amenazara con otra ronda de aranceles a los productos chinos.

Anteriormente Trump negó que sea una guerra comercial, a pesar de que ya hay barreras comerciales y duros aranceles, elementos que forman parte de una batalla de ese tipo.

"Todavía no se ha aplicado nada", sostuvo, "ya veremos". "Ya veremos. Esperamos que todo acabe bien", acotó.

China también alude a la presunta discriminación o "aplicación selectiva" de la medida estadounidense, pues ha eximido a varios Estados miembros de la OMC, como Canadá, México, Australia, Argentina, Corea del Sur, Brasil y la Unión Europea (UE).

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que estaba "cautelosamente optimista" de que Estados Unidos y China podrán llegar a un acuerdo antes de que se establezcan los aranceles.

En el documento, China recuerda que "Estados Unidos impuso un derecho de importación adicional del 25% y del 10% respectivamente en algunos productos de acero y de aluminio".

La Casa Blanca también está presionando para que se tomen medidas enérgicas contra lo que considera el robo por parte de China de propiedad intelectual estadounidense. Por tanto recibe enormes beneficios y ventajas, especialmente respecto a Estados Unidos. ¿Alguien acaso piensa que esto es justo?