Internacional

Disidencia de la Farc habría asesinado a los periodistas ecuatorianos

Disidencia de la Farc habría asesinado a los periodistas ecuatorianos

Ricardo Rivas, hermano de Paúl, Galo Ortega, padre de Javier y Cristian Segarra, hijo de Efraín, se pronunciaron sobre la situación de sus familiares. Indignación, repugnancia, dolor e ira acompañan al corazón de todos los ecuatorianos. "De igual forma, reiteramos nuestro compromiso pleno y apoyo continuado con ambos países para promover acciones sostenibles de paz y desarrollo que contribuyan a la estabilidad y seguridad de la zona".

En ese sentido señalan que esos organismos serían el Comité Internacional de la Cruz Roja, la ONU, la Arquidiócesis de Tumaco y a las autoridades gubernamentales de Tumaco, municipio de Colombia. Trabajaba desde hacía 20 años en El Comercio.

"Actos de lesa humanidad como los perpetrados contra este equipo periodístico son inaceptables. Representan una grave amenaza para la estabilidad de la región fronteriza entre Colombia y Ecuador", dijeron en el comunicado.

Más temprano, al instalar la reunión, Mohme había manifestado "la preocupación" de la SIP por el secuestro de los periodistas y la disposición de esa entidad a "hacer lo máximo que podamos en salvaguarda de la integridad" de Ortega, Rivas y Segarra.

Médicos de Osorno en pie de guerra contra el aborto
Junto a eso, advirtió: " Ellas difícilmente podrán ser acompañadas y contenidos por sus familiares en un lugar lejano ". El Consejo Regional del Colegio Médico respaldó la decisión de los gineco-obstetras.

Ecuador está en alerta este jueves frente a la suerte que pudo correr el equipo periodístico secuestrado por rebeldes disidentes colombianos de las FARC, tras la divulgación de unas fotografías que hacen temer un posible asesinato. Colombia aseguró a su vez que no hubo "desembarcos" o "acciones especiales que no sean de conocimiento" y en coordinación con Ecuador, aunque evitó hablar directamente de una operación de rescate.

Los tres hombres fueron secuestrados e investigaron una mayor violencia en Esmeraldas, una provincia en el lado ecuatoriano de la frontera de 500 kilómetros.

"No dejen de criticar", pidió a los medios de comunicación, "sabemos reconocer nuestros errores y todo esto nos permitirá reconocer si los ha habido", dijo, citado por la agencia EFE.

"El pueblo perdona cuando comete errores pero no que se le mienta, no vamos a mentir al pueblo ecuatoriano", apostilló.